Bergen en días soleados: Gamle Bergen

Deja un comentario Estándar

Al siguiente día salimos a comprar algunos productos en mi tienda favorita: IKEA. Es imposible salir de IKEA con las manos vacías y esta vez no fue la excepción. Compramos algunas cosas navideñas que podíamos traernos a México y algunos productos que no tienen sentido pero son demasiado curiosos para resistirse a su encanto. ¡Si pudiese me traería todos los organizadores de closet de IKEA!.

¡Mi tienda favorita del mundo!

¡Mi tienda favorita del mundo!

IKEA ofrece un autobús gratuito que comunica al centro de la ciudad por lo que aprovechamos este servicio para visitar Gamle Bergen. Esta parte de la ciudad es una reconstrucción de las casas en Bergen en los siglos XVIII-XX. Hay tiendas, talleres, una escuela, una iglesia y varias callecitas tranquilas y románticas. Pasamos una tarde navegando por sus calles y disfrutando del astro rey.

Entrada a Gamle Bergen

Entrada de Gamle Bergen

Copito se perdió obervar a los animalitos

Copito se perdió obervar a los animalitos

Un pequeño estanque

Un pequeño estanque

¡Con el amor de mi vida!

¡Con el amor de mi vida!

Copito tomó estas fotos

Copito tomó estas fotos

Copito haciendo su siesta en el lugar más tranquilo de Bergen

Copito haciendo su siesta en el lugar más tranquilo de Bergen

Gamle Bergen

Gamle Bergen

Ufff, Mr. Viking haciendo ejercicio

Ufff, Mr. Viking haciendo ejercicio

Gamle Bergen

Gamle Bergen

Una tienda de abarrotes en Gamle Bergen

Una tienda de abarrotes en Gamle Bergen

Is anybody home?

Is anybody home?

Interiores de la escuela

Interiores de la escuela

Adios Gamle Bergen

Adios Gamle Bergen

Nos dirigimos al centro de la ciudad para tomar el autobús de regreso a casa y en el camino recorrimos más calles fotogénicas.

Caminando por un muelle cerca del centro de Bergen

Caminando por un muelle cerca del centro de Bergen

¿Alguien se anima a restaurar este antiguo edificio?

¿Alguien se anima a restaurar este antiguo edificio?

En los siguientes visitaríamos el hermano país de Dinamarca y dejaríamos de ver el sol hasta nuestro regreso a México. Cuando regresamos a Bergen, la niebla, nubes y la lluvia se habían apoderado de la ciudad pero ya nos habíamos acostumbrado a ellas. Como dirían los noruegos, “no hay mal clima solo ropa inadecuada” y nosotros ya teníamos mucha ropa y accesorios para enfrentarla.

**Gina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s