Primer día en Machu Picchu: Lluvia y Sol

Deja un comentario Estándar

Llegamos a la Estación de Wanchaq muy temprano en la mañana para tomar un autobús que nos llevaría a la Estación de Pachar. En temporada de lluvias, el tren desde Cusco a Machu Picchu no puede circular en su primer tramo (Poroy-Pachar) por  lo que la compañía Peru Rail utiliza un sistema bimodal (dos horas en autobús y dos horas a bordo del tren) para llegar a Machu Picchu. El transporte estuvo perfectamente organizado y no hubo ninguna complicación en su abordaje.

Peru Rail opera tres tipos de trenes a Machu Pichu. El Expedition es un servicio económico con un mayor número de salidas diarias mientras que el Vistadome, con menos salidas, es un tren con ventanas panorámicas y lunch incluido. Para los visitantes con mucho más presupuesto, el tren Hiram Bingham ofrece entretenimiento a bordo, comidas, guía de turistas en la ciudadela y una parada en el hotel Belmond Sanctuary Lodge en el Valle Sagrado.

Creo que para nuestras necesidades, el tren Vistadome fue suficiente e incluso excedió mis expectativas. Incluyó un sencillo pero delicioso lunch así como un espectáculo de danzas peruanas a bordo lo cual hizo muy ameno el trayecto. Las vistas, fueron maravillosas y también hubo breves explicaciones de las estructuras incas que podían verse desde el tren.

Estación de Wanchaq en el centro de Cusco

Estación de Wanchaq en el centro de Cusco

Listo para abordar el tren Vistadome a Machu Picchu pueblo

Listo para abordar el tren Vistadome a Machu Picchu pueblo

Tren panorámico Vistadome

Tren panorámico Vistadome

Algunos paisajes desde el tren

Algunos paisajes desde el tren

Paisajes desde el tren a Machu Picchu

Paisajes desde el tren a Machu Picchu

Paisaje desde el tren a Machu Picchu

Paisaje desde el tren a Machu Picchu

Llegamos a la hora prometida a Machu Picchu pueblo (antes Aguas Calientes) y tuvimos problemas para encontrar el hotel pues nadie conocía el nombre de las calles del pueblo (la mayoría de los empleados no nacieron ahí) ni el hotel y no teníamos señal de celular para poder utilizar Google Maps. Afortunadamente, nuestra lógica y GPS cerebral funcionó y después de unos minutos dimos con Panorama B&B.

¡Hemos llegado!

¡Hemos llegado!

Para llegar al Santuario de Machu Picchu es necesario tomar un autobús el cual llega a la ciudadela en 20 minutos. Lo sorprendente es el costo del boleto redondo: ¡¡24 USD!!. Sin duda, la concesionaria está vilmente aprovechándose del turista pues en ningún lugar del mundo hemos pagado tanto por 20 minutos. Ni siquiera en Noruega que es considerado uno de los países más caros para visitar. Los que no tienen 24 USD pueden optar por subir a pie aunque este recorrido dura 2 horas y a mi parecer es bastante cansado por la inclinación de la montaña. Yo recomendaría subir en el autobús y bajar a pie, lo cual siempre es menos agotador.

Mr. Viking quejándose de los 26 USD del autobús a la ciudadela de Machu Picchu

Mr. Viking quejándose de los 24 USD del autobús a la ciudadela de Machu Picchu

Paisaje desde el autobús a la ciudadela

Paisaje desde el autobús a la ciudadela

Llegamos alrededor de las 2pm y la gente proveniente de los tours se estaba retirando del lugar. El clima no lucía nada favorecedor: estaba lloviznando y las nubes cubrían la entrada. Mostramos nuestros pasaportes y los boletos de ingreso. Era hora de conocer una de las Maravillas del Mundo.

Uh-uh. ¡No veía NADA!.

Las nubes cubrían todo Machu Picchu y solo alcanzaba ver a unos cuantos metros de mí. No voy a mentir, sentí una decepción abrumadora. Traté de disimular mi tristeza a Mr. Viking mientras caminábamos detrás de un grupo de turistas alemanes a quienes les narraban las explicaciones de los templos que apenas se podían ver. En esos momentos estaba rogándole a todos los dioses de este mundo, incas, mayas, hindúes, Alá, Jehová etc. que me dieran unos rayos de sol para poder apreciar el sitio arqueológico.

uh uh la niebla impedía ver el paisaje

La niebla impedía ver el paisaje

Así se veía Machu Picchu bajo la niebla

Así se veía Machu Picchu bajo la niebla

Templo del Sol

Templo del Sol

Tumba real en Machu Picchu

Tumba real en Machu Picchu

Templo del Sol

Templo del Sol

El Rey Sol haciendo su aparición

El verdadero Rey Sol haciendo su aparición

Seguimos caminando por donde se encontraba el Templo del Sol, el Palacio, la Tumba Real y de pronto, los primeros signos del Astro Rey se empezaron a vislumbrar. Las nubes se disiparon y la belleza de Machu Picchu se mostró radiante ante nuestros ojos. Incluso corrieron por mis mejillas unas lagrimitas por poder apreciar su esplendor.  Ahora sí, era hora de recorrer todo Machu Picchu.

El sitio es relativamente pequeño, comparado con los sitios arqueológicos mesoamericanos como Teotihuacán, Chichén itzá y Monte Albán. Dependiendo de la condición física del viajero, puede ser visitado en su totalidad en unas cuatro horas (sin contar la subida a la montaña Wayna Picchu). Es por ello que muchos viajeros toman el tren desde Cusco muy temprano en la mañana y toman el tren de vuelta ese mismo día. Nosotros optamos por pernoctar en Machu Picchu para visitar la ciudadela una vez más a la mañana siguiente.

Mas escalones

Más escalones

En la plaza principal

Al fondo, entrada a Wayna Picchu

Panorámica de Machu Picchu

Panorámica de Machu Picchu

Machu Picchu

Machu Picchu

Las terrazas de Machu Picchu en el fondo

Las terrazas de Machu Picchu en el fondo

Machu Picchu en todo su esplendor

Machu Picchu en todo su esplendor

Un poco de historia…

El sitio arqueológico de Machu Picchu está ubicado a 2430 m.s.n.m, es decir, 1,000 metros menos que Cusco. Se le conoce como “la ciudad perdida de los Incas” pues fue descubierta por el historiador Hiram Bingham hasta 1911. Hiram Bingham fue guiado por gente local quienes ya conocían la ubicación de la ciudadela (esto sucedió en muchos de los “descubrimientos” arqueológicos). Se cree que en Machu Picchu vivían alrededor de 1200 personas incluyendo a la realeza, maestros y agricultores.

Machu Picchu se divide en tres sectores: el sector agrícola (las terrazas y acueductos), el sector urbano (en la parte baja del sitio) y el sector religioso (en la cima de la montaña). Algunos arqueólogos e historiadores creen que Machu Picchu pudo haber sido una especie de lugar de retiro para la realeza Inca debido a su acceso difícil y remoto de los otros asentamientos y a su bellísima ubicación mirando al Río Urubamba.

Wayna Picchu

Montaña Wayna Picchu al fondo

Precipicios impresionantes en Machu Picchu

Precipicios impresionantes en Machu Picchu

Mr. Viking tomando fotos

Mr. Viking tomando fotos. Al fondo el Río Urubamba.

Las terrazas de cultivo en todo su esplendor

Las terrazas de cultivo en todo su esplendor

Uffff ¡que cansada estoy!

Uffff ¡que cansada estoy!

¡Hello!

¡Hello!

Una foto muy retro

Una foto muy retro

Los bellos paisajes en Machu Picchu

Los bellos paisajes en Machu Picchu

Felicidad completa

Felicidad completa

¿Un empujoncito?

¿Un empujoncito?

Vista al patio central

Vista al patio central

Bajando (el problema no es bajar sino subir!)

Bajando (el problema no es bajar sino subir!)

Pee-a-boo

Pee-a-boo

La carretera desde lo alto

La carretera desde lo alto

Bellas terrazas

Bellas terrazas.

Con permiso, aquí me quedo a disfrutar el aire fresco

Con permiso, aquí me quedo a disfrutar el aire fresco

¡Mr Viking, aquí estoy!

¡Mr Viking, aquí estoy!

Wayna Picchu cuidado a Machu Picchu

Wayna Picchu cuidado a Machu Picchu

Foto del recuerdo

Foto del recuerdo

¡Hasta mañana Machu Picchu!

¡Hasta mañana Machu Picchu!

Eran alrededor de las 5:15pm cuando salimos del sitio. Solo una veintena de personas se encontraban adentro y los guardias empezaron a decir que pronto sería la hora de cerrar. Tomamos el autobús de regreso al pueblo un poco cansados y hambrientos.

El dueño del hotel Panorama B&B nos recomendó un restaurante francés llamado El Indio Feliz el cual es el restaurante con la decoración más original que haya visitado hasta estos momentos de mi vida. La comida y los cocktails que pude probar estuvieron deliciosos y pudimos brindar a gusto por tan bello día. Como los viejitos que somos, fuimos a la cama temprano y recargamos la energía necesaria para nuestra visita a Machu Picchu al día siguiente.

**Gina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s