Segundo día en Machu Picchu: Modelos por un día

Deja un comentario Estándar

Al siguiente día y después de un rico desayuno en el hotel, tomamos de vuelta el autobús a la ciudadela. Estábamos muy satisfechos de haber recorrido todo Machu Picchu el día anterior pero deseábamos escuchar las explicaciones de un guía tranquilamente y sin que nadie nos apresurara.

Nuestro segundo ingreso fue totalmente diferente. Había bastante gente en la fila al autobús y cuando llegamos al sitio vimos muchos grupos de turistas. Eran antes de las 9am y no fue muy difícil encontrar un guía pues habían muchos ofreciendo sus servicios en la entrada. Contratamos a Mauricio, el primero que se nos acercó y negoció sus servicios de manera amena y sincera. Por alrededor de 30 USD nos explicó en spanglish la historia de Machu Picchu y algunas problemáticas actuales que me interesaba conocer acerca del boom turístico sucedido en los últimos 10 años. ¡Vaya que me sorprendió cuando me dijo que algunos días han ingresado 7,000 personas! (oficialmente solo pueden ingresar 2500). Con esta explosión también cambió la forma de Aguas Calientes, que de ser un pequeño pueblo pasó a ser la entrada a Machu Picchu, Maravilla del Mundo. Como lo mencioné en un post anterior, nadie parecía haber nacido ahí sino eran de otras ciudades, incluyendo a Mauricio quien dijo ser cusqueño. Me pareció que nuestro guía, a pesar de estar agradecido con su ingreso derivado del turismo, era crítico a la situación de Machu Picchu como monumento histórico y a la del pueblo de Aguas Calientes en donde pareciera hay más deshonestidad debido al dinero (una opinión muy similar a la mía con respecto a Cancún, Playa del Carmen y el resto de la Riviera Maya en México).

Mauricio tomó nuestra cámara y nos dijo que nos tomaría unas cuantas fotos para nuestro Facebook (o en este caso, blog de WordPress). Fue muy divertido dejarnos guiar por él y creernos modelos por un día (aunque creo que mejor seguimos como maestra y marinero).

Beso en Machu Picchu

Empezando bien el día con un beso

DSCN0497

Machu Picchu

DSCN0499

Puerta inca y Wayna Picchu al fondo. Gina con cara de Rene Zellweger.

DSCN0501

Disfrutando de la fresca mañana

DSCN0502

Las nubes empiezan a cubrir a Wayna Picchu

DSCN0503

Muestra botánica

DSCN0504

Templo de las tres ventanas

DSCN0506

¿Muestra de algún terremoto?

DSCN0508

Templo de las tres ventanas

DSCN0510

Aquí también nos damos kikos

DSCN0515

Intihuatana

DSCN0513

Templo principal

DSCN0520

La Roca Sagrada

DSCN0514 DSCN0516 DSCN0517 DSCN0518

DSCN0520

Roca Sagrada en la entrada a Wayna Picchu

DSCN0523

Sujetando a Wayna Picchu

DSCN0529

Templo del Condor

DSCN0525 DSCN0527

DSCN0533

Una llama nos despidió

DSCN0530

Desafortunadamente no pudimos subir a la montaña Wayna Picchu debido a la fuerte lluvia que cayó poco después de haber acabado el recorrido guiado. Muchos turistas se aventuraron a subir a pesar del clima pero yo no me atreví. Había leído de lo intenso y peligroso de la subida y dudé de mis aptitudes escaladoras con el piso resbaloso.

Bajamos a Machu Picchu pueblo y comimos en un restaurante ubicado casi sobre el río Urubamba. Ahí escuchamos de otra pareja (quienes lucían muy tristes y decepcionados) que habían subido a Wayna Picchu pero no habían logrado ver nada debido a la niebla y la lluvia. Con un mejor clima, Wayna Picchu es seguramente una aventura que culmina con un hermoso paisaje. Me prometí algún día volver a Machu Picchu (¿tal vez con Kristian mayor de edad?) y escalar Wayna Picchu.

¿Qué está mirando Mr. Viking?

¿Qué está mirando Mr. Viking?

Este paisaje desde el restaurante en Aguas Calientes

Mr. Viking miraba este paisaje desde el restaurante en Aguas Calientes

Era hora de partir hacia Cusco. En el tren, mis ojos se cerraban involuntariamente a pesar de las bellas vistas. Un danzante amenizó el trayecto y también hubo un pequeño desfile de modas para promocionar la ropa de alpaca. Cuando llegamos a la estación de Pachar mi cansancio ya se había esfumado y me entretuve viendo las fotos que había tomado Mauricio (mientras tanto, Mr. Viking sí roncaba al igual que muchos pasajeros).

Danzante en el tren a Cusco

Danzante en el tren a Cusco

La gente se animó mucho con las danzas

La gente se animó mucho con las danzas

Llegamos a Cusco cuando ya había anochecido y cenamos en otro restaurante con balcón hacia la Plaza de Armas. Le dijimos adiós a nuestra querida Cusco y deseé que su gente nunca cambie para mal.

**Gina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s