La belleza de Niagara Falls

1 comentario Estándar

Eran las 8:00am cuando salimos del hotel para recoger el carro en National Car Rental. Los adultos habíamos tomado café americano en la habitación y Copito su leche con chocolate. El día anterior habíamos ido a un supermercado llamado Longo’s en el cual Abuela Clos había encontrado panes sin azúcar para que ella desayunara y algunas galletas que nos pudieran servir de snack por si algún estómago se impacientaba.

El automóvil estaba en medianas condiciones, unas cuantas ralladuras y abolladuras de rentas pasadas, las cuales les hicimos saber a los amables empleados. Lo que resultó más trabajoso fue la instalación del auto-asiento infantil debido a lo enredados que estaban los cinturones del asiento. Tardamos casi una hora en instalarlo lo mejor posible, con ayuda de otros dos empleados, quienes seguramente no tenían hijos o no dan mucha importancia a la seguridad.

Eran como las 10 de la mañana cuando partimos hacia Niagara Falls. En esta ocasión, Mr. Viking se dejó guiar por el GPS Tom Tom de su teléfono celular. Creímos que manejar en Toronto iba a ser todo un reto pero, viniendo de México, en donde los automovilistas no tienen cultura vial, Mr. Viking pudo navegar sin problemas en las calles y carreteras de la región de Ontario.

El estómago del vikingo mayor empezó a rugir como a las 11:00am. A él no lo engañan los panecitos, galletitas, cafecito ni nada terminado en -ITO. Él quería carne. Nos desviamos en un poblado en donde se indicaba el camino hacia una gran M.

“Toooooooooys!” exclamó Copo de Nieve.

Mr. Viking ordenó una hamburguesa tipo montaña mientras su hijo hacía amistad con todos los niños canadienses que se encontraban en el área de juegos. Como siempre, Copito era el más pequeño pero no le impedía correr detrás de los niños mayores e intentar jugar baloncesto con ellos. Me dio mucha ternura que a esas horas de la mañana eran los abuelitos los que se encontraban con sus nietos en McDonalds. Seguramente, como sucede en Mérida,  los abuelitos son los encargados de cuidar a sus nietos en época de vacaciones, al menos en esos poblados más alejados de Toronto.

Seguimos manejando hacia Niagara Falls a donde llegamos antes del medio día. Había muchos estacionamientos para elegir y no tardamos mucho en estacionar el carro bajo un casino por 5 dólares canadienses. En cuanto salimos al intenso sol sentimos el calor. MUCHO CALOR.

Fallsview Casino

Fallsview Casino

Nos dirigimos hacia los miradores del Queen Victoria Park en donde apreciamos la belleza descomunal de las Niagara Falls. Incluso para Mr. Viking, acostumbrado a los paisajes sin igual de Noruega, Niágara Falls fue espectacular. Ante nuestros ojos estaban las Horseshoe Falls, las American Falls y las Bridal Veil Falls. Blancas, espumosas y refrescantes. Y no es que yo estuviera pensando en un champagne sino que el aire que soplaba desde las cascadas traía consigo el rocío del río Niágara. En esa calurosa tarde las gotitas de agua eran un regalo del paraíso.

Niagara Falls

Niagara Falls y Copito

Niagara Falls

Niagara Falls desde el lado canadiense

niagara falls

Yucafamily en Niágara Falls

La palabra “Niágara” significa en lengua iroquesa “estruendo de agua” y vaya que cuando nos acercamos a las Horseshoe Falls (la catarata más ancha en forma de herradura), pudimos sentir el poder de la madre tierra. Fue otro de esos momentos en los que agradecí, a quien me esté cuidando arriba, que mis ojitos pudieran ver semejante maravilla.

American Falls

American Falls

Cruceros en el río

Cruceros en el río. En esta foto un Hornblower Cruise de Canadá.

Horseshoe Falls

Horseshoe Falls

Horseshoe Falls

Horseshoe Falls

En el lado canadiense de Niagara Falls hay muchas cosas interesantes para hacer. Mr. Viking quiso hacer el “Journey behind the falls” el cual te lleva a nada más y nada menos que a la parte posterior de la Horseshoe Falls. Nos sorprendió que no hubiese ninguna fila para comprar los boletos y cuando nos acercamos a la taquilla nos dijeron que la próxima entrada era hasta las 4:00pm. Oh well.

Después de comprar los boletos y nos dirigimos hacia la principal atracción del lugar: El “Hornblower Cruise“, el cual es la versión canadiense del famoso “Maid of the Mist” que ahora solo opera desde el americano. Cuando llegamos la fila para comprar los boletos era larguísima y en pleno sol de 2:00pm el calor era insorportable. Copito fue resguardado en la sombra de los árboles del parque junto con Abuela Clos mientras que Mr. Viking y yo aguantábamos al astro rey como buenos yucatecos.  Luego de una media hora de espera, compramos los boletos que podían ser usados ese día mismo día hasta las 7:00pm.

El plan quedó de la siguiente manera: entrar primero al Journey behind the falls (4:00pm) y luego subirnos al Hornblower Cruise. Como todavía teníamos tiempo para la primera atracción, fuimos a rehidratarnos en un pequeño centro centro comercial al aire libre. Un imitador de Elvis le hacía recordar a la Abuela Clos sus épocas de antaño mientras todos disfrutábamos de nuestras refrescantes bebidas.

Cuando llegamos al Visitor’s Center (en donde se entra al Journey behind the falls) eran unos diez minutos antes de la hora. Fue necesario interrumpir la sagrada siesta de Copito ya que no se permite el acceso con carreolas. En punto de las 4:00pm nos dejaron ingresar y Copito mostraba mal humor. “Noooooo!” gritó cuando le intenté poner el impermeable que nos dieron al ingresar. Después del quinto intento de ponérselo lo dejé. Si habría de empaparse pues lo cambiaría de ropa.

Bajamos 45 metros por el elevador y caminamos en túnel hacia el mirador al pie de las cataratas. WOW. El verdadero ESTRUENDO del cual hablaban los iroqueses.

Copito se encontraba feliz. Reía al sentir el agua sobre su cuerpo y trataba de tocar la caída de la cascada (cosa que no se podía por motivos de seguridad). Exploraba de un lado a otro del mirador como preguntándose el origen del sonido. Su mal humor fue apaciguado con agua. No le agradó mucho cuando nos dirigimos a los túneles que conducían a detrás de la cascada. Quizás la oscuridad y la falta de rocío no le parecieron tan interesantes.

journey behind the falls

Copito explorando y Abuela Clos cuidándolo

journey behind the falls

Journey behind the falls

journey behind the falls

Journey behind the falls

journey behind the falls

Journey behind the falls

journey behind the falls

Vista desde el mirador de Journey behind the Falls

Journey behind the falls

Journey behind the Falls

Después de comprar nuestra foto-souvenir (cosa que siempre hacemos pese al costo), nos dirigimos a tomar el Hornblower Cruise. ¡Ah qué maravilla no encontrar fila!. Pasamos inmediatamente al barco junto con unas cuantas personas quienes ocuparon la cubierta superior al igual que toda la Yucafamily. Copito se negó por segunda ocasión a ponerse el impermeable mientras que los cobardes adultos nos lo poníamos pese al calor.

El paseo duró aproximadamente 30 minutos. Treinta minutos llenos de alegría y risas. Treinta minutos de aquellos que se recuerdan toda la vida.

El barco sale desde los pies de Clifton Hill (la principal calle comercial de Niagara Falls) y se acerca lo más posible a las tres cataratas antes mencionadas. El momento estrella es empaparse del agua que cae de la Horseshoe Falls y ver de cerca los preciosos arcoiris que se forman en las cataratas. Absolutamente todas las personas se carcajeaban incluyendo a un Copito en éxtasis. Él fue el único en el barco que sintió en plenitud el poder del agua sobre su cuerpo. Por supuesto, llevábamos un cambio de ropa para él en la mochila así que cuando nos bajamos del barco, lo cambiamos enseguida y seguimos paseando.

DSCN0793

Copito feliz en el Hornblower Cruise

Horseshoe Falls

Horseshoe Falls desde el barco

hornblower cruise

Felices y mojados en el Hornblower cruise

hornblower cruise

Felicidad pura en el Hornblower cruise

hornblower cruise

Cataratas americanas y el velo de novia

rainbow american falls

El arcoiris en las cataratas americanas

Estábamos muy felices y contentos mientras caminábamos por Clifton Hill. El crucero Hornblower había sido una de las mejores experiencias de nuestra vida y nos sentíamos muy satisfechos y listos para partir a nuestra “otra casa”.

Clifton Hill es una pequeña Vegas: llena de entretenimiento y gente feliz. Había un museo de cera, una enorme rueda de la fortuna cuyas vistas deben ser espectaculares, boliches, una cervecería, cines, un parque acuático y decenas de restaurantes para satisfacer a los hambrientos. Nosotros habíamos comido hot-dogs y helado (¡cuánta dieta!) antes de dirigirnos al crucero así que preferimos esperar hasta que llegáramos a Toronto.

clifton hill

Clifton Hill

jack sparrow clifton hill

¡Es Jack! (el pirata favorito de Copo de Nieve)

clifton hill

Rueda de la fortuna gigante

king kong clifton hill

King Kong, novio de Abuela Clos

clifton hill

Mucho entretenimiento en Clifton Hill

skylon tower

Torre Skylon

Partimos del lugar alrededor de las 7:30pm. Me encontraba algo cansada pero mi deber de co-piloto es entretener a Mr. Viking quien fungió como nuestro fiel chofer ese día. Copito estaba exento de dicha obligación así que pudo dormir un rato en el auto antes de que entráramos a Toronto. Era casi imposible perderse de vuelta al hotel pues la Torre CN nos dio la bienvenida varios kilómetros antes de entrar a la ciudad.

Estacionamos el coche en un estacionamiento público ubicado a lado del hotel Delta. Su costo, como todo en Ontario y Quebec, fue muy elevado (30 CAD por pernocta) aunque no nos arrepentimos de la flexibilidad que un automóvil nos brinda en países como Estados Unidos y Canadá cuyas distancias son enormes y el transporte público es lento.

Esa noche cerré mis ojos y aún me parecía escuchar el estruendo de las cataratas. Había sido un gran día.

**Gina

Un comentario en “La belleza de Niagara Falls

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s