Jigokudani Snow Monkey Park: Una visita a los macacos de las nieves

Deja un comentario Estándar

Copito se levantó a las 4:30am ese miércoles. Por más que tratamos de que conciliara otra vez el sueño, el más pequeño de la familia había decidido ver el amanecer desde la ventana del hotel. “Wake up, mama, wake up, papa!” decía entusiasmado.

Eran las 6:00am cuando salimos del hotel y nos dirigimos a la estación central. Antes de tomar el tren bala (shinkansen) teníamos que activar el Japan Rail Pass pero las oficinas de de la compañía JR abría hasta las 7:30am así aprovechamos para desayunar barato en una cafeteria de la estación.

Para todos los que se preguntan qué comía Copito en Japón les dejo aquí la prueba de las delicias que vendían en todas las cafeterias. Nunca nos fue difícil encontrar por lo menos un platillo o un snack que le gustara en las omnipresentes tiendas de conveniencia en donde también había una gran cantidad de jugos, yogures de sabores y cocoa.

IMG_3612

¡Qué delicioso!

IMG_3609

Comimos todo eso y más

Las oficinas de JR Travel Services, encargadas de activar los pases fueron eficientes como todo en Japón y se encargaron de hacer nuestra reservaciones para el shinkansen hacia Nagano. Estábamos muy emocionados porque por fin subiríamos a esta maravilla de la ingeniería ferroviaria y sabíamos que Copito lo disfrutaría muchísimo.

La estación central es grande y caótica. No había ni un solo espacio libre de gente. Parase a leer los letreros era casi imposible cuando centenares de personas estaban detrás de ti caminando a paso veloz. Ahí caminas rápido o luces como un perfecto idiota entorpeciendo  la rutina de los japoneses.

Tokaido, Sanyo, Tohoku, Joetsu, Hokuriku y Kyushu son nombres que el visitante extranjero debe conocer por tratarse de las líneas del shinkansen. Tokaido, la más útil para los turistas, va de Tokyo a Osaka parando en la bella Kyoto. Sanyo llega hasta Hiroshima mientras que la línea Hokuriku va de Tokyo hasta Kanazawa, parando en Nagano.

Las líneas del shinkansen están separadas de las regulares JR en todas las estaciones. Ingresar era muy fácil pues como teníamos el JR Pass, lo único que teníamos que hacer era mostrar nuestros pases al empleado revisor en vez de pasar por las puertas automáticas.

La sección shinkansen rebosaba de gente a esas horas de la mañana. Miles de personas se dirigían a sus trabajos o viajaban fuera de la ciudad e incluso, llegamos a ver alguna que otra fila para ingresar por las puertas automáticas. Los boletos de nuestra reservación de asiento tenía impreso el destino, tipo y número de tren, número de vagón, los asientos y la hora de salida pero no la línea de shinkansen ni el número de anden del cual saldría el tren. Es importante leer las pantallas de la estación o bajar la fabulosa aplicación de celular llamada Hyperdia (en inglés). Esta aplicación  arroja las diferentes rutas para llegar a un destino así como la información pertinente al viaje: el costo, tipo y número de tren y el anden de salida.

Respiramos profundamente cuando llegamos a nuestro anden a tiempo y esperamos la llegada de nuestro tren. Copito se dedicó a jugar con unas señoras mayores a quienes les causaba mucha gracia que pronunciara la palabra shinkansen y otras palabras en japonés.

DSCN1437

El tren llegó y partió a tiempo, ni un segundo después de la hora marcada en el boleto. Los trenes tienen un amplio espacio entre las filas de asientos incluso en la clase turista. En cada segundo vagón hay baños de estilo occidental y un área de usos múltiples para cambiarse de ropa, amamantar, cambiar pañales y en caso de mareos, descansar en un sofá.

DSCN1438

Una hora y media después, llegamos a la estación de Nagano, ciudad anfitriona de los Juegos Olímpicos de invierno de 1998. Desde la misma estación partía el autobús express con dirección al resort de ski Shiga Kogen el cual hace una parada cerca del Snow Monkey Park. El trayecto duró 40 minutos y por primera vez vimos más viajeros occidentales que japoneses a bordo del autobús.

IMG_3625

Copito y sus amigos gatunos

Cuando llegamos al paradero de autobús empezamos a sentir el embate de la nieve. Habíamos ido preparados con muchas capas de ropa y zapatos para la nieve y aún así sentíamos frío. Revisé los pronósticos del clima y éstos marcaban 1 grado Celsius. ¡Qué frío!. Como era la primera vez que Copito y yo conocíamos la nieve, dejé que el pequeño la tocara y sintiera mientras nos acercábamos al parque de los macacos.

IMG_3630

Tocando la nieve

Unos 500 metros después llegamos al inicio del sendero (llamado Yumichi) en donde  hay múltiples advertencias de piso resbaloso y se exhortaba a los visitantes a vestir adecuadamente para el frío y la nieve. Un gran letrero también señalaba que el sendero para llegar al onsen de los macacos medía 1.6 kilómetros. ¡Qué eran 1.6 kilómetros para nuestras piernas acostumbradas a caminar tanto! pensó una Gina muy presumida. Bueno, pues fueron los 1.6 kilómetros más largos de toda nuestra vida.

Había un frío realmente espantoso, tanto, que mi humilde cámara digital dejó de funcionar. Copito se quejaba también a pesar de vestir un traje de nieve y el piso era tan resbaloso como lo indicaban las advertencias de la entrada. Tan resbalosas que vi caer a por lo menos tres turistas. Nosotros caminábamos mucho más lento que los demás pues teníamos que ir al paso del pequeño Copito y afortunadamente el sendero era ancho y no interrumpimos el paso de nadie. En algún momento del recorrido Copito pidió que lo cargáramos, algo muy inusual en él, por lo que aumentó nuestro temor a resbalarnos fatalmente. Nuestras reverencias a Buda el día anterior habrán funcionado, pues jamás sufrimos de ninguna caída y llegamos sanos y cansados a ver a los macacos de las nieves.

DSCN1417

Entrada al sendero

DSCN1418

Escaleras en la entrada

DSCN1424

Caminando en el sendero

DSCN1420

Partes estrechas del sendero

DSC_1811

Un onsen para humanos 

DSC_1750

Onsen para humanos

DSC_1753

Mas escaleras para ingresar a la taquilla

El macaco japonés (nombre científico: Macaca fuscata) es la única especie de mono que vive fuera de la zona tropical y sub-tropical. Solamente estos primates y sus primos los humanos, podemos vivir en las zonas situadas en el norte del planeta. Los macacos habitan todo Japón, excepto la isla de Hokkaido y Okinawa y son protagonistas de una gran cantidad de cuentos, proverbios y arte japoneses.

Los macacos que habitan el valle de Jigokudani son únicos en el mundo y por ello bien valieron nuestros esfuerzos en llegar ahí. En el siglo pasado los humanos que habitaban esta zona se dieron cuenta que los macacos bajaban de sus árboles para bañarse en las aguas termales (onsen) que abundan ahí. Las aguas termales tienen una temperatura de 42 grados Celsius que les permite a los macacos mantenerse calientitos incluso en temperaturas de 10 grados bajo cero. Los humanos les construyeron una especie de piscina artificial para las aguas termales y aprovecharon su increíble fotogenia para crear un encuentro hombre-mono único en su tipo.

Los macacos de las nieves están acostumbrados a ser las estrellas de las fotos. Posan, juegan y te ignoran al mismo tiempo. Ellos están en su mundo y el visitante no es más que un mono extraño cargando una pesada cámara SRL en un frío insoportable. Creo que la mayoría de los visitantes los envidiábamos en esos momentos tan gélidos. Ellos podían saltar y calentarse con su actividad física,  sumergirse en las calientes aguas del onsen y espulgarse con tranquilidad, todo esto siendo admirados por esa especie defectuosa llamada Homo sapiens.

DSC_1804

¿Alguien dijo frío?

DSCN1423

Yucafamily en el Snow Monkey Park

Copito olvidó por un momento el frío y admiró a los macacos todo lo que quiso. Uno de ellos le saltó encima cuando jugaba con otro pero esto no provocó miedo alguno en Copito sino más bien orgullo. “¡Wow! un mono me tocó!” dijo. Mientras, un concentrado Mr. Viking tomaba las fotos que les compartimos aquí.

DSC_1806

DSC_1799

DSC_1794

DSC_1789

DSC_1771

DSC_1768

DSC_1758

DSC_1757

IMG_3633

Después de calentarnos un rato alrededor de una chimenea cerca de la taquilla emprendimos nuestro viaje de regreso. Ahora era bajar 1.6 kilómetros pero por lo menos estábamos satisfechos de haber visto a los famosos monos. Copito caminó lentamente y de forma menos quejumbrosa así que el sendero ahora parecía más cálido y menos resbaloso. Nuestras tripas crujían y no quisimos tomar el autobús de vuelta sin comer. ¡Odín me libre de soportar a dos vikingos con hambre!. Para nuestra fortuna había una cafeteria bajando la montaña y ahí satisficimos nuestra necesitad de grasa y azúcar.

Tardamos casi una hora en el paradero de autobús soportando el gélido clima. Un grupo numeroso de personas se encontraba con nosotros y en punto de las 4:10pm vino el autobús. Fue el autobús más silencioso al cual me he subido pues la mayoría de las personas se durmió todo el trayecto. Copito no fue la excepción y tan pronto como sintió la vibración del autobús comenzó una siesta de 45 minutos.

IMG_3646

Tratando de comer sus papas y pollo con palillos

DSC_1815

DSC_1816

Paisaje desde el paradero de autobús

Había sido un día muy largo para la Yucafamily. Cuando llegamos finalmente al hotel eran alrededor de las 8:00pm y caímos como troncos en la confortable cama. Era muy conveniente estar localizados muy cerca de una infinidad de restaurantes y cafeterías pues nunca tardamos mucho escogiendo lo que comeríamos. Yo fui fan del sushi que vendían en 7eleven y Family Mart pues no solo eran riquísimos sino estaba a un precio muy asequible. Además en cada piso del hotel encontramos maquinas vendedoras de agua, café, te, jugo, sodas y por supuesto, cerveza, algo inimaginable en México.

Ahora nos tocaba dormir y soñar en monerías.

**Gina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s