Castillo de Himeji

Deja un comentario Estándar

Dicen en mi país “al que madruga, Dios le ayuda” y en los viajes esto no puede ser más cierto. Eran apenas las 8:00 am cuando todos los miembros de la Yucafamily se encontraban listos en la estación central de Kyoto para abordar un shinkansen con destino a Himeji. No crean, mis queridos lectores, que madrugar forma parte de mis deseos cotidianos. Al contrario, como madre de familia, todos los días anhelo poder despertar una hora más tarde pero al parecer, madrugar forma parte de la naturaleza de cierto individuo de un metro de estatura. En todo nuestro viaje, el pequeño Copo de Nieve, se levantó aproximadamente a las 7:00am por lo que teníamos tiempo suficiente para hacer un breve desayuno y alistarnos para la aventura del día.

En menos de una hora ya nos encontrábamos en la ciudad de Himeji, poseedora de uno de los castillos más espectaculares de todo Japón. No hubo necesidad de preguntar el camino al castillo pues saliendo de la estación lo vimos resplandeciente al final de la avenida Otemae-dori. Tardamos unos 20 minutos en llegar a la entrada de la fortificación y de ahí se atravesaba una gran explanada en donde algunos grupos de turistas japoneses se encontraban posando para las fotos del recuerdo. Como era de esperarse, nos indicaron que teníamos que dejar la carreola en resguardo y utilizamos uno de los lockers para guardar nuestra mochila. Cuando nos disponíamos a entrar a la fortificación, un amable guardia de seguridad nos ofreció tomarnos unas fotos de recuerdo lo que por supuesto aceptamos gustosamente.

IMG_4132

Gran explanada ante el castillo

IMG_4159

Jardines 

IMG_4160

Recorriendo los interiores de la fortaleza

DSC_2383

Foto tomada por el guardia

DSC_2384

El guardia era todo un fotógrafo

El castillo de Himeji es apodado “la garza blanca” debido al bello color blanco que lo recubre. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993 y es uno de los tres castillos más famosos de Japón junto con el de Matsumoto y el de Kumamoto. Su fama tiene una justa razón pues se trata de una construcción original, es decir, que nunca ha sido destruido por guerras, terremotos o incendios.

Su origen se remonta a 1346 cuando se construyó una fortificación en la zona. Con el paso de los años se construyeron las torres menores y la espectacular torre mayor, perfectamente bien protegidas por un sistema de laberintos, pasadizos, una infinidad de puertas, cuartos secretos y saeteras. Para nuestra fortuna, el camino a la torre mayor estaba perfectamente bien señalada y el único que acechaba curiosamente por las ventanas saeteras era Copito de Nieve. Aunque pareciera increíble de leer, el castillo estuvo a punto de ser demolido durante los inicios de la Restauración Meiji como muchos otros castillos del Japón feudal. Posteriormente fue considerado un campamento ideal para los militares y después se promovió su restauración por parte de los ciudadanos de Himeji. Durante la Segunda Guerra Mundial, varias bombas cayeron sobre la ciudad destruyendo gran parte de ella. Una de ellas incluso cayó sobre la torre principal pero misteriosamente ésta no llegó a explotar causando regocijo entre los habitantes de la ciudad.

IMG_4135

Acechando en las ventanas defensivas

DSC_2389

Una de las muchas puertas de acceso

DSC_2391

Otra puerta 

DSC_2413

Base de piedra del castillo

Aunque por fuera la torre mayor pareciera tener cinco pisos, por dentro, los visitantes suben seis pisos por medio de estrechas escaleras. Desde la cúspide se puede gozar de una hermosa vista de la ciudad de Himeji a través de sus ventanas. Copito nos comprobó que se había vuelto un experto subiendo escaleras tamaño pie japonés pues, a diferencia de todos los que ahí nos encontrábamos, le resultó fácil escalarlas a pesar de estar bastante empinadas. Un grupo de niños en visita escolar se dedicaron a hacerle fiesta por cada konichiwa que les decía en su incipiente japonés lo que hizo nuestro recorrido muy ameno y menos formal que nuestras visitas anteriores a templos.

IMG_4137

La construcción del castillo

IMG_4139

Pez con cabeza de tigre

IMG_4146

Interiores de la torre principal

DSC_2405

Una de las escaleras

DSC_2411

Pez talismán que protege contra los incendios. ¡Muy efectivo! 

DSC_2395

Interiores de la torre principal

DSC_2406

Detalle del pez talisman 

IMG_4155

Copito descansando y tomando el sol

IMG_4152

Las torres en todo su esplendor

Le dijimos sayonara al magnífico castillo alrededor de las 11:00am. Nuestro siguiente objetivo era el menos concurrido Monte Shosha, ubicado en las afueras de la ciudad de Himeji. Sabíamos que era un lugar de difícil acceso así que apresuramos el paso hacia el paradero del autobús.

Continuará…

**Gina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s