El Waterland holandés: Edam

Deja un comentario Estándar

Seguramente, querido lector, que lo primero que le viene a la mente cuando ve o escucha   la palabra Edam es QUESO. Rico y delicioso queso. Más aún si usted es de las cálidas tierras yucatecas en donde el queso Edam forma parte de nuestra gastronomía (véase, pruébese y saboréese: queso relleno, marquesitas, pasteles ¡y hasta helado!). Pero antes de que sus antojos lo obliguen a dejar de leerme, permítame relatarle la visita de la Yucafamily a las tierras del queso de bola.

img_6027

¿Es un barco o un sueco?

dsc_0233

Escenas de la fábrica de quesos

No tardamos mucho en llegar a una fábrica de queso con la cual la compañía de tours Grayline tiene convenio. La guía preguntó si al grupo le gustaba el queso a lo cual un entusiasta Copito gritó “Síiiiiiiii”. Para él, ir a una presentación de quesos era tan emocionante como estar en Disneyworld, más aún si podía probarlos después de tanta verborrea de los adultos.

dsc_0224

Esta señora nos explicó con detalle la elaboración de los quesos

dsc_0225

¡En inglés y en español!

dsc_0232

La degustación de quesos, la parte favorita de cierto pequeñín

dsc_0234

Posando alegremente con la conductora del autobús

Después de unos 30 minutos en la fábrica de quesos, seguimos hacia Edam, una pequeña población muy encantadora y tranquila cuyas calles aún conservan sus empedrados y fachadas de siglos pasados. Pasamos por casitas habitadas por personas de la tercera edad que incluso parecían posar para las fotos y mostraban el lado más bonito de sus casas llenas de coloridas flores.

dsc_0240

Escenas pacíficas en Edam

dsc_0243

Canales de Edam

dsc_0244

Todo respiraba paz en Edam

dsc_0247

Casas antiguas de Edam

dsc_0253

¿Nos aguantará a todos ese puente?

dsc_0254

Edam, Países Bajos

dsc_0259

¿Distinguen al minino?

dsc_0265

¿Será que nos protejan de la lluvia?

dsc_0267

Una calle llena de color

La guía nos explicó que durante los sábados del verano se coloca un mercado de quesos como el que había en tiempos pasados, claro que ahora, el objetivo es atraer turistas más que vender quesos duros. Y aunque pueda resultar lleno de cliché, la población parecía estar orgullosa de su pasado quesero pues por doquier podíamos ver algo referente a este alimento: en las tiendas de souvenirs, en el pequeño museo, en la antigua Casa de Pesas etc. A esas horas de la media mañana estas referencias solo nos abrían el apetito aunque sabíamos que todavía nos faltaba por visitar uno de los lugares más emblemáticos de los Países Bajos:  los molinos de viento de Zaanse Schans.

dsc_0274

A tomar el sol, estilo holandés

dsc_0276

Una bella casita

dsc_0277

En la Casa de Pesas, en donde pesaban los quesos

dsc_0278

Antigua Casa de Pesas

dsc_0279

¿Qué creen que pesaban? ¡Quesos por supuesto!

dsc_0286

Bellos reflejos

dsc_0287

Iglesia en Edam

img_6036

Un gordito promocionando el museo

dsc_0266

Nuestra Señora de Edam 

dsc_0268

Canales de Edam 

dsc_0269

Ayuntamiento de Edam

dsc_0272

Museo de Edam

Continuará…

**Gina

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s