El Valle Sagrado de los Incas: Chinchero

Deja un comentario Estándar

Dejamos Ollantaytambo, ubicado a una altitud de 2792 metros sobre el nivel del mar y subimos por las montañas hasta llegar al pintoresco pueblo de Chinchero a 3782 m.s.n.m. Ha sido el poblado más alto que hemos visitado hasta el día de hoy y afortunadamente no experimentamos ningún tipo de malestar provocado por la altura.

La carretera que va desde Olly (como le llaman de cariño a Ollantaytambo) a Chinchero (al cual esperamos que no lo abrevien como Chin), tiene unas vistas espectaculares de las montañas y en especial de un pico llamado Salkantay. Esa tarde Salkantay estaba tímidamente cubierto por unas cuantas nubes pero esto no mermó su imponente belleza.

Carretera Ollantaytambo-Chinchero

Carretera Ollantaytambo-Chinchero

Carretera Ollantaytambo-Chinchero

Carretera Ollantaytambo-Chinchero

Camino a Chinchero

Camino a Chinchero

Camino a Chinchero

Camino a Chinchero

Paisajes en el camino a Chinchero

Paisajes en el camino a Chinchero

Llegamos a Chinchero alrededor de las 5:00pm cuando nadie se encontraba ahí. NADIE. Chinchero era solo nuestro. Caminamos por sus empinadas calles hasta llegar a la entrada del sitio arqueológico en cuya cima, al igual que Koricancha en Cusco, fue construida una iglesia. La entrada a ella también está incluida en el Boleto Turístico y fue una delicia para nuestros ojos. Su techo y paredes están bellamente decoradas con pinturas y por esta razón no estaban permitidas las fotos en su interior (incluso sin flash).

Iglesia de Chinchero

Iglesia de Chinchero

Artesanas en Chinchero

Artesanas en Chinchero

Iglesia en Chinchero, una pequeña capilla sixtina peruana

Iglesia en Chinchero, una pequeña capilla sixtina peruana

Callecita en Chinchero

Callecita en Chinchero

Típica calle de Chinchero

Típica calle de Chinchero

Un gato disfrutando la tarde en Chinchero

Un gato disfrutando la tarde en Chinchero

Disfrutando de un descanso en Chinchero

Disfrutando de un descanso en Chinchero

There comes the rain

Here comes the rain

Chinchero significa “ciudad de los arcoíris” pues se creía que era el lugar mítico en donde nacían. Es por ello que fue un lugar predilecto para la realeza inca a quienes seguramente les gustaba la belleza que rodeaba este lugar. En el sitio se pueden apreciar los perfectos muros de las edificaciones antiguas así como las omnipresentes terrazas de cultivo.

Perfección en Chinchero

Perfección en Chinchero

Sitio arqueológico de Chinchero

Sitio arqueológico de Chinchero

Sitio arqueológico de Chinchero

Terrazas en el sitio arqueológico de Chinchero

Chinchero

Chinchero: mezcla del pasado inca y español

Sitio arqueológico de Chinchero

Sitio arqueológico de Chinchero

Iglesia de Chinchero construida sobre los cimientos del antiguo asentamiento inca

Iglesia de Chinchero construida sobre los cimientos del antiguo asentamiento inca

Chinchero marcaba el final de nuestro recorrido por el Valle Sagrado. Había sido un día maravilloso lleno de nuevas enseñanzas, de aquellos que tanto me gusta recordar. Mis tripas empezaron a rugir y por sugerencia de Redi comí un muy económico choclo con queso, el cual calmó mi hambre hasta Cusco. El choclo es un maíz típico del Perú de grandes proporciones. Su sabor me pareció bastante parecido al maíz de Yucatán pero sus granos eran evidentemente mucho mayores y apetitosos. Me imaginé como le gustaría a mis paisanos yucatecos probar un choclo pero con chile y crema, al estilo esquite.

Choclo con queso

Choclo con queso

Llegamos a Cusco alrededor de las 6:30pm listos para la cena, unos cuantos pisco sours y un buen descanso. Finalmente los merecíamos ¿no?.

**Gina

El Valle Sagrado de los Incas: Pisac

Deja un comentario Estándar
El Valle Sagrado en todo su esplendor

El Valle Sagrado en todo su esplendor

Pisac

Esto fue lo que nuestros ojos observaron durante una parada en un mirador cerca de Pisac (o Pisaq). Ahi se observa el Rio Vilcanota (o Urubamba) al cual observaríamos en toda su fuerza en Machu Picchu pueblo.

El Valle Sagrado se encuentra en el corazón de lo que fue el Imperio Inca. Ahí se encuentran numerosos asentamientos los cuales aprovecharon la riqueza natural de la zona así como su geografía y clima altamente favorables para la agricultura.

Las terrazas desde la carretera

Las terrazas agrícolas desde la carretera

La visita al Valle Sagrado es casi obligatoria cuando uno está en el Perú. Es ahí donde los viajeros pueden darse cuenta de la grandeza de la cultura quechua pasada y actual y maravillarse con los impresionantes paisajes en donde se mezclan perfectamente la naturaleza y la arquitectura.

El Valle Sagrado se encuentra a una hora de Cusco y TODAS las agencias de viajes ofrecen diariamente un tour por las principales ciudades de la región. Su precio, según lo que pude averiguar, oscila entre 20-30 dólares por persona y no incluye los boletos de entrada al sitio ni la comida. Como ya había explicado, nosotros decidimos hacer un tour privado, el cual no nos costó considerablemente más que un tour grupal. Deseábamos la libertad de poder estar cuanto tiempo queríamos en los lugares y poder elegir qué visitar. Mi sugerencia a todo aquel que visita el Valle Sagrado en un tour grupal es preguntar ala agencia cuánto tiempo se le dedica a cada lugar y decidir si este tiempo es suficiente según sus preferencias. Escuchamos historias de tours que no visitan el asombroso sitio arqueológico de Pisac por favorecer la visita a su mercado (obviamente porque los tours reciben comisión por cada compra de su grupo).

En la entrada de Pisac, adquirimos un Boleto Turistico de Cusco, el cual incluye la entrada a los principales sitios arqueológicos y museos de la región. Fue una muy buena inversión pues en dos días visitaríamos nueve sitios arqueológicos incluidos en el Boleto. El Boleto es válido para 10 días por lo que imagino que es aún mejor inversión para los visitantes que tienen más tiempo en Perú.

Entrada al sitio arqueológico de Pisaq

Entrada al sitio arqueológico de Pisaq

DSCN0115

Puerta Inca

Puerta Inca

¿Escaleras al cielo?

¿Escaleras al cielo?

Terrazas para agricultura

Terrazas para agricultura

Parte de las estructuras en Pisaq

Parte de las estructuras en Pisaq

Siga el camino café

Tunel

Túnel de KallaQasa

Camino al sitio arqueológico

Camino al sitio arqueológico desde lo alto de la montaña

Terrazas de agricultura

Andenes de agricultura

Fish eye en la puerta inca

Fish-eye en la puerta Inca

Subiendo la montaña

Hello!

Hello!

Creyéndome Lara Croft

Creyéndome Lara Croft

Pensando nuevamente en mi siguiente Cusqueña

Pensando nuevamente en mi siguiente Cusqueña

Algunas estructuras de Pisaq

Algunas estructuras de Pisac

El sitio arqueológico desde el mirador

El sitio arqueológico desde el camino al grupo arquitectónico de KallaQasa

El parque arqueológico de Pisac esta dominado por grandes terrazas de distintas formas y tamaños. Estas terrazas, denominados andenes, son fácilmente distinguibles desde el camino principal que va a Pisac pueblo y representan la forma en la que los antiguos pobladores mejoraron la agricultura en los terrenos difíciles. Los andenes permitían aprovechar mejor el agua y evitar la erosión de las laderas y servían para la siembra del maíz y otros cultivos. Los pobladores actuales siguen utilizando esta técnica como lo pudimos atestiguar en muchas de las haciendas que pasamos en la carretera.

Al llegar al sitio vimos como los grupos de turistas se dirigían al grupo arquitectónico llamado Intiwatana por lo que decidimos ir por donde nadie iba. Caminamos pequeños caminos con barrancos a un lado, una escalera que ofrecía vistas maravillosas, y un pequeño túnel en donde no caben personas con sobrepeso hasta que finalmente llegamos a  un grupo arquitectónico ubicado en la cima de la montaña (KallaQasa). Desde ahí se podía ver lo mucho que habíamos recorrido desde la entrada y tomé un largo suspiro al pensar que tendría que hacer todo lo mismo de vuelta.

Era hora de bajar a la ciudad de Pisac y visitar brevemente su mercado. Ahí pudimos encontrar algunos recuerdos para la abuela Clos e instrumentos musicales para el pequeño Copo de Nieve. El mercado es bastante grande y ahí se pueden adquirir un sinfín de artesanías de madera, piedra, tejidos de alpaca, camisetas y los típicos souvenirs que encantan a los turistas: magnetos, llaveros, libretas, billeteras y demás. También se puede comprar joyería en plata y los precios me parecieron más económicos que en Cusco incluso antes del regateo.

Partimos alrededor de la 1:30pm hacia Urubamba, ciudad en la que únicamente nos paramos a comer. Redi nos sugirió un restaurante con comida buffet por 45 soles y nos pareció un precio muy decente para la variedad de alimentos. Un grupo de música peruana amenizó el almuerzo y pudimos refrescarnos y cargarnos de energía para la segunda mitad del paseo.

Continuará…

**Gina