Bergen en días comunes y corrientes

1 comentario Estándar

Sería un poco redundante escribir sobre las caminatas diarias que la Yucafamily realizó en Bergen después de nuestro regreso de Ytre Sula y Cracovia. Nuestra meta siempre era la misma: caminar por lo menos 10 kilómetros al centro de la ciudad o bien, de montaña a montaña. En una ocasión llegamos a los 15 kilómetros incluyendo subidas y bajadas de dos montañas de altura moderada aunque he de confesar que nos resultaba muy fácil debido a que eran senderos citadinos de asfalto. Como Copito no podía caminar el mismo número de kilómetros, él fue ayudado por su antigua carreola por trayectos aunque pronto nos daríamos cuenta que este sería el último viaje para este medio de transporte. Pies y energías infantiles han aflorado al máximo en los últimos meses.

Aquí les dejo un collage de fotos de nuestras caminatas por la bella Bergen.

**Gina

 

Bergen en verano: Mt.Ulriken

Deja un comentario Estándar

Cuando no llueve en Bergen la ciudad es un paraíso para explorar. Calles hermosas y tranquilas, siete montañas para caminar, parques en donde hacer picnic, etc. Grandes bosques dividen las zonas de la ciudad así que el color verde abunda por doquier lo que siempre es una fuente de regocijo. Desafortunadamente, la lluvia se apodera de la ciudad casi tres cuartas partes del año por lo que aconsejo a cualquier visitante que siempre vaya prevenido para esas condiciones. Es como si los dioses hubieran dicho que una ciudad no puede tenerlo todo (gente bella, calles limpias, paisajes espectaculares….) y la hayan castigado con tanta precipitación. En fin, los descendientes de los vikingos son gente fuerte y resistente y ninguna lluvia les evita salir a jugar, a hacer ejercicio o a actividades más banales como ir de compras.

Afortunadamente, ese jueves no llovía. El cielo lucía muy gris pero los pronósticos meteorológicos solo amenazaban con llovizna ligera en la tarde. Fuimos entonces a la estación del teleférico del Monte Ulriken, una de las siete montañas de Bergen dispuestos a pasar una mañana en los dominios de los trolls. Nosotros habíamos tomado prestado un automóvil a la familia de Mr. Viking pero los visitantes pueden llegar a la estación tomando un autobús turístico desde la oficina de turismo en el centro. Ignoro si en esta misma oficina se pueden comprar los boletos para el teleférico pero en la estación se pueden adquirir a través de máquinas expendedoras.

dsc_0512

El teleférico (cable car) a Ulriken

dsc_0515

Vistas desde el cable car

dsc_0516

Vistas desde Ulriken

En esta ocasión tuvimos mucha más suerte que la vez anterior y aunque el cielo no era azul ni el sol brillaba, al menos se podía apreciar el horizonte citadino. Tampoco comimos nada en el restaurante que se encuentra en la cima y más bien, nos dedicamos a jugar en las nuevas áreas que construyeron para los niños. Me parece excelente que cada día haya más opciones lúdicas para los más pequeños de la familia y que éstas promuevan el ejercicio y retos físicos más exigentes como el equilibrio y la coordinación.

dsc_0524

Pequeño patriota

dsc_0530

Jugando en sogas de equilibrio

dsc_0532

“Ufffff ya me cansé”

dsc_0536

Jugando en plena naturaleza salvaje

fullsizeoutput_7cbd

En la cima de Ulriken

img_6185

“Esto luce muy divertido” dijo Copito

img_6188

“¡Y lo es!”

img_6192

Ejercitando sus bracitos

img_6196

Felices por una visita más a la montaña

img_6201

¡Feliz!

img_6179

Ahí se puede comer pero esa mañana había mucho frío

Una vez satisfecha nuestra necesidad de aire puro bajamos de vuelta a la civilización. En nuestra próxima visita a Bergen, Mr. Viking me ha prometido que me acompañará a la caminata Vidden que va del Monte Ulriken al Monte Floyen el cual seguramente debe ser una experiencia llena de vistas memorables y ejercicio garantizado. Mientras tanto, en el 2016 nos esperaba un largo fin de semana con toda la familia en las Islas de Solund y era hora de hacer maletas y comprar lo necesario para la travesía. Pero esa es otra historia…

**Gina

 

Bergen en verano: Mt. Floyen

Deja un comentario Estándar

Según mis registros fotográficos y mi bitácora de viaje, los primeros dos días en la casa de los abuelos en Bergen no hicimos nada más que ser consentidos. Es decir, comimos, bebimos y dormimos todo lo que quisimos. También hicimos cosas cotidianas como ir a centros comerciales y conseguir las réplicas de medio de medios de transporte que tanto le gustan a Copito y que son prácticamente imposibles de conseguir en México. Lo que a continuación les quiero relatar es lo sucedido durante nuestro tercer día en Noruega.

dsc_0455

Soy niño grande y ya alcanzo el booster de mis primos

img_6129

Uno de los muchos puentes en los alrededores de Bergen

Habíamos planeado tramitar la renovación del pasaporte noruego de Copito en Knarvik, un poblado cercano debido a que los diarios locales advertían de filas interminables en las oficinas de Bergen. Para nuestra sorpresa y prueba a nuestra cordura y salud mental cuando llegamos a Knarvik la fila parecía INTERMINABLE. Era peor que las filas de los supermercados en Navidad, peor que las de Zara en una rebaja y peor que los tumultos en el metro de la Ciudad de México. Ok, no para tanto pero ya captan la idea. Traté de ser positiva y leí unas cincuenta páginas del libro que había llevado, platiqué con una señora que quería practicar su español, caminé con Copito por los alrededores pero al cabo de un par de horas y viendo que el número de los turnos avanzaba a paso de tortuga perdí las esperanzas. ¡A ese paso, nos atenderían en cinco días!. Decidimos entonces abortar la misión y obtener el pasaporte otro día ya sea en Noruega o en la Embajada de Noruega en la Ciudad de México.

Era una tarde de verano y el sol lo sabía. Brillaba tímidamente en el cielo pero al menos no llovía como lo hace el 90% del año en Bergen. Nadie en su sano juicio quería quedarse en casa o en el interior así que nos dirigimos a la atracción más visitada de la ciudad: Mount Fløyen. Ya habíamos visitado Mt. Floyen en varias ocasiones pero como les relaté la vez anterior, podría visitarlo miles de veces sin aburrirme de las extraordinarias vistas de la ciudad.

dsc_0463

Nos bajamos antes del paradero para decirle hola a Bryggen

dsc_0466

Bryggen, Patrimonio de la Humanidad

dsc_0467

Algunos edificios del centro de Bergen de camino al funicular a Floyen

En esta ocasión nos enfrentamos a otra nueva fila: la del funicular para subir a Mt. Floyen. Esta era la primera vez que subíamos la montaña en temporada de cruceros (junio-septiembre) cuando por lo menos 3,000 personas visitan la ciudad diariamente. Aún así, la fila me pareció bastante organizada y avanzaba con relativa rapidez. En menos de 45 minutos ya nos encontrábamos disfrutando de la gloriosa vista en la cima en compañía de mucha gente mayor proveniente de los barcos.

dsc_0470

oh-oh primera vez que vemos fila en el funicular al Mt. Floyen

dsc_0471

La mayoría eran cruceristas

dsc_0473

Esperando abordar el siguiente funicular

Era la primera vez que visitábamos Floyen en verano con Copito y el ambiente era muy diferente a las veces anteriores. Eran vacaciones y muchos niños se encontraban jugando en parque ubicado detrás del restaurante. Éste también se encontraba abierto aunque no tenía tantos comensales como me lo imaginé en un día tan bello. Supongo que los cruceristas consideran carísimo tomarse una cerveza de 80 coronas por más hermosa que sea la vista y es que para cualquiera que no sea de Escandinavia, los precios de esta región del mundo parecen salidos de una novela de terror.

dsc_0475

Desde el mirador de Mt. Floyen

dsc_0478

Vista de la ciudad de Bergen

dsc_0481

Los vikingos

img_6134

Cuando el hambre llega no hay poder ni precio que los detenga

img_6143

Yucafamily en Floyen 2016

dsc_0498

Cruceros y más cruceros

Como era de esperarse, el wafle y el jugo que había comido en la cafetería hicieron de las suyas en el torrente sanguíneo de Copito. Rebosaba de energía y, desde luego, insistió en pasar un tiempo en el parque en compañía de muchos niños noruegos y extranjeros. Jugó, jugó y jugó que es lo mejor que sabe hacer. Es realmente hermoso ver como los niños juegan sin ninguna distinción de raza, religión, nivel socioeconómico o nacionalidad. Copito les dirigía algunas palabras en español aunque ninguno lo entendiera pero eso no les impedía perseguirse y hacer turnos en las resbaladillas y en los columpios. Incluso se llamaban para jugar en el sube y baja a pesar de la barrera del idioma.

dsc_0487

Parque de Floyen

dsc_0488

Era hora de jugar

img_6146

Parque en la cima del Monte Floyen

img_6153

Practicando para ser un gran escalador

img_6155

En los parques no hay distinciones de nacionalidad: ¡todos juegan!

img_6159

¡Qué miedo! un troll

Caminamos de vuelta al centro de Bergen para seguir disfrutando del buen clima de la tarde. La primera parte fue un camino pavimentado de muy fácil pendiente en donde muchos noruegos estaban haciendo ejercicio  a esas horas de la tarde (4:00pm). Como siempre, me sorprendió la tenacidad de los habitantes del norte para hacer ejercicio en el exterior llueva, truene o haya mucho viento. Había personas de la tercera edad, monumentales mujeres, vikingos de corazón, mamás con carreolas, niños preescolares, en fin, todos dispuestos a estirar sus piernas y acelerar el corazón.

Paseamos un poco por las calles menos concurridas del centro, en donde solo la gente local se encontraba relajándose después del trabajo. A esa hora, todos los cruceristas ya se habían ido y Bergen adquirió de nuevo ese ambiente provincial que tanto atrae a todos los visitantes.

En alrededor de una hora, ya nos encontrábamos en Bryggen, en el corazón de la ciudad, en donde los adultos nos tomamos una cerveza y Copito fue recompensado con un muffin. Y así fue como concluyó nuestro primer día turístico en la ciudad natal de Mr. Viking.

dsc_0503

Una iglesia antigua en el centro de Bergen

dsc_0504

Típicos edificios del centro de Bergen

img_6165

Restaurante mexicano en Bergen

img_6167

Noruegos quejándose de Nouega

dsc_0507

Estación central de Bergen

dsc_0508

El parque de la ciudad

img_6173

Alguien estaba muy feliz con su muffin

**Gina

Europa: tres semanas, tres países

Deja un comentario Estándar

La procrastinación se apoderó de la autora de este blog, pero después de casi mes y medio de haber regresado a este lado del Atlántico, estoy lista para relatarles lo que la pequeña Yucafamily hizo en vacaciones de verano. No fue ciertamente un verano de playa y sol como muchos añoran. Fueron más bien tres semanas descubriendo y redescubriendo tres países europeos fascinantes y totalmente diferentes del uno al otro: Países Bajos, Noruega y Polonia.

dsc_0858

¡Hay tantos lugares por descubrir! (Solund, Noruega)

Nuestra fidelidad a Skyteam ha dado buenos resultados tanto para ellos como para nosotros pues para viajar desde Mérida a Amsterdam escogimos volar en la nueva ruta de Aeromexico (MEX-AMS). Fue un vuelo nocturno a bordo del moderno avión Dreamliner, el cual es muy silencioso y con un sistema de entretenimiento a prueba de noctámbulos. Claro está, el más pequeño del clan yuca-vikingo solo sintió la vibración del despegue y se entregó plácidamente a los brazos de Morfeo por las próximas 10 horas. Si alguno de los lectores piensa viajar con niños pequeños en un vuelo de chorrocientas horas, sugiero que escojan vuelos nocturnos como los de Aeromexico. Hemos probado esta teoría para viajar a París, Amsterdam (con KLM y Aeroméxico), Toronto y Tokyo con muy buenos resultados para nuestra tranquilidad y la de todos los pasajeros de esos vuelos.

img_5966

“Papi, pon Cars por millonésima ocasión”

img_5961

¿Cena en La Mansión?, ¡Yo como mis galletas!

img_5969

Feliz de aterrizar en Amsterdam

img_5970

¡Por fin, molinos de viento!

En Amsterdam pasamos cinco días enteros los cuales describiré con más detalle en los siguientes artículos. Nos hospedamos en el Ibis Amsterdam Centre Stopera, a unos quince minutos a pie de la estación central. Los Ibis nunca me han decepcionado. Son baratos, limpios, casi siempre con excelente ubicación a lado de estaciones de tren o metro, un desayuno buffet lleno de cosas engordativas y deliciosas y un bar económico en donde podemos relajarnos después de un largo día de paseo. Sus habitaciones pueden ser minúsculas para los huéspedes que pesan más de 100 kilos, pero para nosotros siempre han sido más que suficientes.

img_6012

Hotel Ibis Amsterdam Stopera

img_6013

Ibis Amsterdam Stopera

img_6017

Delicioso chocolate y bollería para chuparse los dedos

img_6033

¡Estamos en Países Bajos!

img_6068

¿A quien le pertenece cada cosa?

Desde Amsterdam, tomamos un siguiente vuelo con KLM hacia la hermosa ciudad de Bergen, Noruega para visitar a farmor y a farfar (abuelita y abuelito) quienes estaban ansiosos de besuquear las bronceadas mejillas de Copito de Nieve. Fue mi quinta visita al país más bello del mundo y esta belleza nunca es redundante. En esta ocasión visitamos la surrealista isla de Solund, al extremo oeste del país, en donde pasamos un fin de semana largo lleno de naturaleza, largas caminatas y paseos por barco.

img_6070

En la terraza del aeropuerto de Schipol, Amsterdam

img_6078

Muy consentido por KLM y sus papás

img_7253

Regalo de KLM para Copito

dsc_0679

Islas de Solund, un lugar para la reflexión

Después de pasar también unos días en Bergen, decidimos escaparnos a la ciudad de Cracovia, en Polonia por cinco días. Por primera vez, y seguramente no la última, viajamos con Norwegian, la tercera aerolínea de bajo costo en Europa (después de las más conocidas Ryanair y EasyJet). Los precios sí que eran económicos aunque no incluían equipaje documentado y asignación de asientos. Aún así, los tres miembros de la familia pagamos alrededor de 300 USD en total por la ruta directa Bergen-Cracovia-Bergen. Se trataba de una escapada cultural para conocer un nuevo país en el viejo continente y afortunadamente dimos con esta ciudad llena de atractivos y precios amigables para el bolsillo. Nos hospedamos en una habitación triple en el baratísimo Ibis Budget Stare Miasto (44 USD por noche), a lado de la estación central Krakow Glowny. La habitación era muy sencilla, amplia para una familia de tres y muy limpia aunque sin amenidades salvo jabón de tocador. El desayuno buffet incluía pan, jamón, queso, granola, yogurt, cereal y por supuesto, salchichas. Al fin y al cabo, estábamos en Polonia, tierra de las kielbasa (salchicha) y cierto vikingo carnívoro aprobaba esta selección.

img_6715

Avión de Norwegian hacia Cracovia

img_6720

Un pasajero muy feliz

dsc_0901

Hotel Ibis Budget Stare Miasto

dsc_0902

Regadera y lavabo en el Ibis Budget Stare Miasto

img_6981

Un huésped muy feliz

img_6987

Copito es el único que lee las instrucciones de seguridad en los aviones

img_6989

¡Hasta pronto Cracovia!

Después de tres semanas maravillosas llenas de experiencias nuevas y abrazos familiares era tiempo de decir Ha det bra! a la siempre deslumbrante Europa. Cuando llegamos al aeropuerto de Amsterdam, una amable empleada de Aeromexico nos comunicó que habíamos sido ascendidos a primera clase en el vuelo AMS-MEX. ¿Champagne, selección de quesos y asiento-cama?. Sí, gracias. Sin duda, el mejor vuelo que he tenido en mi mediana vida. Copito se portó muy a la altura de la situación y disfrutó su jugo de naranja en vaso de cristal antes de dormir cómodamente en los asientos-cama del Dreamliner. Sus padres en cambio, aceptaron las múltiples copas de vino que las auxiliares de vuelo ofrecieron durante el vuelo. Diez horas después, ya estábamos en nuestro país, listos para abordar el último vuelo hacia la capital yucateca, en donde Abuela Clos ya esperaba los cachetitos de su querido nieto viajero.

dsc_0931

El vino blanco era mio, ¿eh?

img_7334

El pequeño consentido de Aeromexico

img_7336

Poco antes de dormir, un poco de caricaturas

Continuara…

**Gina

 

Bergen en días soleados: Gamle Bergen

Deja un comentario Estándar

Al siguiente día salimos a comprar algunos productos en mi tienda favorita: IKEA. Es imposible salir de IKEA con las manos vacías y esta vez no fue la excepción. Compramos algunas cosas navideñas que podíamos traernos a México y algunos productos que no tienen sentido pero son demasiado curiosos para resistirse a su encanto. ¡Si pudiese me traería todos los organizadores de closet de IKEA!.

¡Mi tienda favorita del mundo!

¡Mi tienda favorita del mundo!

IKEA ofrece un autobús gratuito que comunica al centro de la ciudad por lo que aprovechamos este servicio para visitar Gamle Bergen. Esta parte de la ciudad es una reconstrucción de las casas en Bergen en los siglos XVIII-XX. Hay tiendas, talleres, una escuela, una iglesia y varias callecitas tranquilas y románticas. Pasamos una tarde navegando por sus calles y disfrutando del astro rey.

Entrada a Gamle Bergen

Entrada de Gamle Bergen

Copito se perdió obervar a los animalitos

Copito se perdió obervar a los animalitos

Un pequeño estanque

Un pequeño estanque

¡Con el amor de mi vida!

¡Con el amor de mi vida!

Copito tomó estas fotos

Copito tomó estas fotos

Copito haciendo su siesta en el lugar más tranquilo de Bergen

Copito haciendo su siesta en el lugar más tranquilo de Bergen

Gamle Bergen

Gamle Bergen

Ufff, Mr. Viking haciendo ejercicio

Ufff, Mr. Viking haciendo ejercicio

Gamle Bergen

Gamle Bergen

Una tienda de abarrotes en Gamle Bergen

Una tienda de abarrotes en Gamle Bergen

Is anybody home?

Is anybody home?

Interiores de la escuela

Interiores de la escuela

Adios Gamle Bergen

Adios Gamle Bergen

Nos dirigimos al centro de la ciudad para tomar el autobús de regreso a casa y en el camino recorrimos más calles fotogénicas.

Caminando por un muelle cerca del centro de Bergen

Caminando por un muelle cerca del centro de Bergen

¿Alguien se anima a restaurar este antiguo edificio?

¿Alguien se anima a restaurar este antiguo edificio?

En los siguientes visitaríamos el hermano país de Dinamarca y dejaríamos de ver el sol hasta nuestro regreso a México. Cuando regresamos a Bergen, la niebla, nubes y la lluvia se habían apoderado de la ciudad pero ya nos habíamos acostumbrado a ellas. Como dirían los noruegos, “no hay mal clima solo ropa inadecuada” y nosotros ya teníamos mucha ropa y accesorios para enfrentarla.

**Gina

Bergen en días soleados: Mount Fløyen

1 comentario Estándar

El sol brillaba sobre Bergen cuando regresamos del Norway in a Nutshell por lo que no podíamos desperdiciar esa tarde en casa.

Caminamos unas cuantas cuadras hacia la estación del funicular que sube a la montaña más visitada de Bergen, Mount Fløyen. El funicular cuesta 43 coronas y en tan solo 8 minutos transporta a los visitantes a una altura de 320 metros.

La vista es simplemente fantástica. He visitado Fløyen todas las ocasiones que hemos estado en Bergen y puedo asegurarles que siempre me sorprendo. Me encanta ver a la gente de todas las edades reunidas para disfrutar del paisaje, tomar el sol, platicar con amigos, hacer ejercicio y, en temporada alta, tomar una cerveza en el restaurante ubicado en la cima.

Esta fue la segunda ocasión que Copito visitó Fløyen. La primera fue en enero del 2013 y la temperatura era de 0 grados por lo que no pudimos estar por mucho tiempo en la cima. Esta vez, Copito corrió por doquier y acarició a todos sus amigos perrunos que se encontraban tomando el sol con sus dueños.

Los galanes en sus dominios

Los galanes en sus dominios

Bergen en todo su esplendor

Bergen en todo su esplendor

La ciudad de Bergen desde lo alto de Fløyen

La ciudad de Bergen desde lo alto de Fløyen

Copito y su madre disfrutando del paisaje

Copito y su madre disfrutando del paisaje

La Yucafamily en en la cima de Mount Fløyen

La Yucafamily en en la cima de Mount Fløyen

Decidimos bajar la montaña caminando para hacer un poco de ejercicio y disfrutar del rico clima. No fuimos los únicos que hacían eso pues en el camino encontramos a muchos ciudadanos corriendo y pedaleando como si compitiesen pronto en algunos Juegos Olímpicos. Copito se entretuvo viendo a los varios perros que se ponían en forma también.

Colores de otoño

Colores de otoño

Caminando cuesta abajo

Caminando cuesta abajo

El sol se empieza a ocultar

El sol se empieza a ocultar

Bellos recuerdos en Fløyen

Bellos recuerdos en Fløyen

¡Cuidado con la bruja!

¡No insultes a la bruja!

Habían muchos lugares para apreciar el paisaje y relajarse

Habían muchos lugares para apreciar el paisaje y relajarse

Empezamos a ver civilización a la mitad del camino. Las casas en ese rumbo son muy hermosas y costosas debido a su excelente ubicación. Nuestra carreola viajera aguantaba fielmente el empedrado de las calles aunque ya en este punto empezábamos a notar que no resistiría mucho tiempo más.

Cuando llegamos nuevamente al centro nos pareció que Egon nos llamaba de manera tentadora. No nos resistimos mucho tiempo a sus encantos y a sus ricas cervezas. Después de todo, era hora de consentir al estómago.

**Gina

Norway in a Nutshell: Flamsbana, un espectacular viaje en tren

Deja un comentario Estándar

Al día siguiente nos levantamos a la hora que quisimos o más bien, cuando el pequeño Copo de Nieve se despertó.

Nuestro tren partía hasta las 11:30am por lo que tuvimos tiempo de sobra para desayunar, alistar las cosas y recorrer el pequeño museo sobre el Tren de Flam. El museo es gratuito y puede ser visitado en muy poco tiempo (excepto claro, para los fanáticos de los trenes).

¿Abriendo la caja fuerte?

¿Abriendo la caja fuerte?

Alooooo

Alooooo

Museo del Tren de Flam

Museo del Tren de Flam

Todos los ejemplares de tren usados en el Flamsbana

Todos los ejemplares usados en el Flamsbana

Museo del Tren de Flam

Museo del Tren de Flam

Museo del Tren de Flam

Museo del Tren de Flam

Ahora sí, esperemos el verdadero tren

Ahora sí, esperemos el verdadero tren

Por fin, era hora de abordar uno de los trenes más famosos del mundo. El tren de Flam (o Flåmsbana) recorre 20 kilómetros llenos de paisajes espectaculares y todos los años, personas de todo el mundo visitan Flam por esta razón. Además, es en sí, una maravilla de la ingeniería pues es una de las líneas ferroviarias más inclinadas del mundo.

El tren estaba casi vacío en este horario por lo cual nos pudimos mover cuanto quisimos y disfrutar de los paisajes que ambos lados del tren ofrecían. Pasamos montañas nubladas y también iluminadas por el bello sol, granjas, poblados llenos de tranquilidad, valles profundos, cascadas y hasta túneles que permitían ver el paisaje (y decir WOW). Unos 45 minutos de iniciado el trayecto, el tren paró enfrente de la cascada Kjosfossen y pudimos admirar el poder de la naturaleza en toda la extensión de la palabra. Los pasajeros pudieron tomar todas las fotos que quisieron y después de cinco minutos el tren continuó hacia Myrdal.

El valle de Flam

El valle de Flam

Copito observando el paisaje

Copito observando el paisaje

Paisajes del Flamsbana

Paisajes del Flamsbana

Paisajes del Flamsbana

Paisajes del Flamsbana

Casitas solitarias rodeadas de bellos paisajes

Casitas solitarias rodeadas de bellos paisajes

Caminos sorprendentes

Caminos sorprendentes

El tren de Flam en su máximo esplendor

El tren de Flam en su máximo esplendor

Mami, papa, por ahí quiero correr

Mami, papa, por ahí quiero correr

Just another passenger

Just another passenger

Kjosfossen

Kjosfossen

Así de vacío estaba el tren

Los pocos pasajeros del tren

Copito relajándose enfrente de la cascada Kjosfossen

Copito relajándose enfrente de la cascada Kjosfossen

Flamsbana esperándonos en Kjosfossen

Flamsbana esperándonos en Kjosfossen

Llegamos a la estación de Myrdal después de una hora de recorrido. Myrdal está a una altitud de más de 850 metros pero en octubre el clima no era más frío que en Flam. En la estación no hay mucho que hacer excepto esperar el tren de vuelta a Bergen y comprar café. Después de tomar unas cuantas fotografías vimos llegar el tren que nos llevaría a casa. Otra vez suspiré y prometí regresar un día cuando Copito sea mayor y pueda recordar esta bella muestra de los caprichos de la naturaleza.

Esperando en la estación de Myrdal

Esperando en la estación de Myrdal

Myrdal

Myrdal

El invierno se acerca

El invierno se acerca

Flamsbana en Myrdal

Flamsbana en Myrdal

Colores otoñales en Myrdal

Colores otoñales en Myrdal

El tren de Flam en Myrdal

El tren de Flam en Myrdal

El tren de Myrdal a Bergen era regional por lo que teníamos asignados los asientos. Tenía una cafetería bastante surtida e incluso encontramos leche con chocolate para Copito. También tenía una pequeña área de juegos en donde distrajimos a nuestro vástago por unos minutos.

En punto de las 3:00pm, Bergen nos dijo “Velkomen”. Norway in a Nutshell había terminado.

**Gina