Bergen en días lluviosos. Parte 4. Mount Ulriken

1 comentario Estándar

El centro de Bergen está ubicado entre siete montañas. Sus nombres son Lyderhorn, Damsgårdsfjellet, Løvstakken, Ulriken, Fløyen, Rundemannen y Sandviksfjellet y son muy difíciles de pronunciar para todos los que no hablamos noruego. Afortunadamente para los visitantes, las dos montañas más famosas y las cuales ofrecen una experiencia inolvidable son las dos relativamente fáciles de pronunciar: Floyen y Ulriken.

De Floyen hablaré más adelante en mi saga de días soleados. Ahora es el turno de nuestra primera visita a Ulriken.

Ulriken es la montaña más alta que rodea Bergen (643 metros). Para acceder a la cima se toma un teleférico (Ulriksbanen) cerca del Haukeland Hospital a unos cuantos kilómetros del centro de la ciudad. En el verano, un autobús turístico llega hacia la estación del teleférico pero en temporada baja tuvimos que transportarnos en automóvil.

Tuvimos todo el carro del teleférico para nosotros aunque en cima otros valientes noruegos y turistas ya se encontraban tratando de encontrar su camino entre la espesa niebla.

Desgraciadamente la niebla que cubría la montaña no se disipó durante nuestra visita y únicamente pudimos apreciar el hermoso paisaje desde el teleférico (el cual fue la mejor parte según Copito). Después de alargar nuestra visita en el restaurante con unas Hansa, tomamos el teleférico de regreso.

Maquinas automáticas de boletos

Maquinas automáticas de boletos

Mr. Viking muy patriota

Mr. Viking muy patriota

IMG_1722

Felices de estar en el teleférico. Copito no soltó su camión de juguete ni un minuto.

Subiendo, subiendo

Subiendo, subiendo

Vista desde el teleférico

Vista desde el teleférico

Aprovechando que teníamos automóvil decidimos recorrer algunas calles y subir hasta donde caía la única cascada visible desde el centro de Bergen. Nuestra recompensa fue escuchar la alegría de los niños de una escuela ubicada a los pies de la cascada y los sonidos que emanaban de ella.

Aquí la prueba de mi felicidad.

Vista desde la cascada

Vista desde la cascada

Cascada

Cascada

**Gina

Bergen en días lluviosos. Parte 3. Bryggen

Deja un comentario Estándar

Adoro ir a Bryggen cuando vamos a Bergen. Me hace sentir como en un cuento clásico o más bien como si viviese en la Ciudad del Lago de El Hobitt.

Bryggen es el antiguo muelle de Bergen que data de los tiempos de la Liga Hanseatica (silos XIV-XVI). Actualmente alberga negocios de todo tipo (restaurantes, tiendas de souvenirs, galerías de arte, tiendas de pieles, entre otros) y todo visitante debería de caminar por sus edificios de madera y oírla crujir cuando se bajan sus empinadas escaleras.

Bryggen fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1979.

Bryggen, Patrimonio Cultural de Noruega

Bryggen, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

P1050087

Una lluviosa bienvenida

¡Hola mamá! ¡Qué pequeña te ves!

¡Hola mamá! ¡Qué pequeña te ves!

Copito saludando en lo alto de Bryggen

Copito saludando en lo alto de Bryggen

Arquitectura en madera

Arquitectura en madera

Transportados al pasado

Transportados al pasado

Calles estrechas y llenas de encanto

Calles estrechas y llenas de encanto

Caminando por Bryggen

Caminando por Bryggen

**Gina

Bergen en días lluviosos. Parte 2. Caminando por la ciudad.

Deja un comentario Estándar

Después del acuario nos dirigimos al centro de la ciudad para almorzar. La lluvia había parado y pudimos caminar tranquilamente en las callecitas del área. No pudimos entrar a muchas de la calles porque nuestra carreola viajera es tipo sombrilla y no hubiese resistido el empedrado. Como dato cultural, en toda Escandinavia, las carreolas tienen llantas de bicicleta muy resistentes a este tipo de calle y de clima.

Las tranquilas calles de Bergen

Las tranquilas calles de Bergen

Una calle principal

Una calle empinada

Calles empedradas

Calles empedradas muy difíciles de caminar con carreola

Escogimos el restaurante Egon, en Kjøttbasaren. El ambiente, casual y algo oscuro me gustó mucho. Había una pequeña área de juegos infantiles en donde entretuvimos a Copito algunos minutos antes de que devoráramos una deliciosa pizza. Los precios no son muy asequibles pero después de un día de paseo empujando 14 kilos de niño merecíamos una refrescante cerveza de .75 litros. En nuestros tiempos de solteros fabulosos (ahora somos casados fabulosos, por supuesto) hubiésemos preferido un tranquilo pub en el área estudiantil pero ahora Egon es el lugar ideal para tomar una cerveza con Copito.

IMG_0451

Cerveza Corona a 74 NOK (¡150 pesos mexicanos!)

IMG_0453

“No te daré de mi papa ni con tus besitos, mamá” me dijo Copito en Egon

IMG_0480

¡Me la merecía!

IMG_0495

Copito regresando feliz a casa con su globo

De regreso a la casa, admiramos esta hermosa vista, la cual tres semanas después tendría aún más colores otoñales. Para ese entonces, el jet lag formaba parte del pasado y estábamos listos para recorrer nuevos caminos.

IMG_0423Continuará…

**Gina

Bergen en días lluviosos. Parte 1. Fish Market y Acuario

Deja un comentario Estándar

En Bergen, Noruega llueve mucho. Mucho. Ha llovido durante todas las ocasiones que hemos visitado esta encantadora ciudad. Bebés, niños y adultos poseen una variedad de atuendos para enfrentar tan miserable clima. La gente positiva dice “no hay clima malo sino ropa inadecuada”. Los más cínicos como mi esposo dicen que eso es bullshit. Todos queremos un sol maravilloso en nuestras vidas. Después de todo, el sol es vida.

Aparte de su clima un tanto deprimente Bergen es maravillosa. Su arquitectura, su ubicación entre siete montañas, la calidez de sus habitantes, su gastronomía, su sistema de transporte altamente eficiente, su amplia gama de diversión y entretenimiento hacen que los visitantes de la segunda ciudad más poblada de Noruega digan “desearía vivir aquí” o por lo menos que el mundo se pareciera más a Noruega.

Bryggen, la imagen clásica de Bergen

Bryggen, la imagen clásica de Bergen

Centro de Bergen

Centro de Bergen

El McDonalds más cute del mundo

El McDonalds más cute del mundo

Recorriendo Bergen el primer día

Recorriendo Bergen el primer día

Nuestros primeros días fueron de adaptación. El primer día únicamente fuimos al centro de la ciudad para recoger nuestros boletos del Norway in a Nutshell (del cual escribiré más adelante) y después visitamos el Fish Market para deleitar nuestras papilas gustativas con alguna delicia del mar. Copito durmió mucho durante este día sin que esto haya afectado su sueño nocturno.

El moderno Fish Market

El moderno Fish Market

Escogiendo manjares

Escogiendo manjares mientras Copito dormía plácidamente.

Salmón ahumado. ¡Mi favorito!

Salmón ahumado. ¡Mi favorito!

Al otro día, Copito visitó una de las atracciones más visitadas de Bergen: el acuario. El primer paso para llegar a nuestro destino fue cruzar el mar de Vagen en el barco M/F Beffen. El cruce cuesta 25 coronas por persona y reduce considerablemente el tiempo de llegada al acuario. Para los niños ofrece una aventura adicional y para los adultos, una vista diferente a la fortaleza y a los barcos en el puerto.

El costo de entrada al Akvariet es realmente caro convertido a cualquier moneda extranjera. Cuesta 250 coronas noruegas para los adultos (500 MXN) y 150 coronas para niños a partir de los tres años. Los visitantes tienen que recordar que en Noruega los salarios son altos al igual que sus impuestos con los cuales se costean las escuelas y hospitales públicos así como su sistema de pensiones.

IMG_0243

Cruzando en el barquito hacia el acuario

IMG_0244

El barquito alejándose

P1050059

Akvariet i Bergen

Disfrutamos el show de los leones marinos a las 12:00 y luego proseguimos a admirar las múltiples especies marinas. Copito corrió, jugó con los niños, se subió a Elias (un personaje famoso en Escandinavia) y quiso adoptar a uno que otro lince y oso disecado. Fue un tiempo familiar muy divertido y las persecuciones a Copo nos abrieron el apetito y la sed. Era hora del lunch.

Continuará…

IMG_0270

Acuario de Bergen

Nemos

Nemos

Admirando la vida marina

Admirando la vida marina

Apapachando un lince

Apapachando un lince

Jugando en Elias

Jugando en Elias

Pecera interactiva

Pecera interactiva

Admirando a sus amigos pingüinos

Admirando a sus amigos pingüinos

Show de los leones marinos

Show de los leones marinos

Show de los leones marinos

Show de los leones marinos

Mamíferos polares

“Nos vemos luego amigos polares”

**Gina

Volando con un niño pequeño

Deja un comentario Estándar

Sujeto: Copito

Aliados: Mr. Viking y Gina

Enemigo a vencer: Aburrimiento de un niño de dos años

Armas: iPad mini, crayolas, libros para colorear, entretenimiento a bordo, botanas saludables y no tan saludables, autoasiento en algunos vuelos.

Número de vuelos: 9 en total: 3 de ida a Bergen, Noruega; 3 a Copenhague, Dinamarca, 3 de regreso a Mérida, México.

Aerolíneas: Aeromexico, KLM, Scandinavian Airlines.

Plan de acción listo, ¡estábamos listos para nuestro viaje!

No me puedo quejar de nuestro viaje de ida. Llevar el autoasiento para la comodidad de Copito fue la mejor elección para un vuelo nocturno. Nunca protestó, se durmió sin ningún problema y sus papás pudieron cerrar sus ojos unas cuantas horas durante el vuelo Ciudad de México-Amsterdam. Conseguimos a través de una tienda online el autoasiento Cosco Scenera cuyas medidas son adecuadas para su correcta colocación entre los descansabrazos del asiento del avión (KLM pedía que fuese menor a 45cm de ancho y un autoasiento de uso común mide 52cm).

Autoasiento en la carreola Chicco Liteway

Autoasiento montado en la carreola Chicco Liteway

Mr. Viking fue el encargado de colocar el autoasiento tanto en la carreola como en el avión y aunque nos tardábamos más de lo acostumbrado en estar listos, tener a un hijo tranquilo, seguro y feliz era nuestra mejor recompensa.

Gran espacio entre las piernas en Aeromexico plus

Gran espacio entre las piernas en Aeromexico plus

Espacio entre piernas en clase turista de KLM

Espacio entre piernas en clase turista de KLM

Un niño dormido es una bendición para toda la tripulación y los pasajeros de un avión

Un niño dormido es una bendición para toda la tripulación y los pasajeros de un avión

En los vuelos cortos a Copenhague no llevamos el autoasiento y únicamente lo distraíamos con el iPad. Afortunadamente todos los vuelos ahora permiten el uso de aparatos electrónicos pequeños durante el despegue y durante el aterrizaje lo cual por fin nos permitió abordar todos juntos al avión sin miedo a que el aburrimiento hiciera de las suyas.

Copito en un vuelo de corta duración

Copito en un vuelo de corta duración. Viendo Curious George como siempre.

En los aeropuertos encontramos varios playgrounds los cuales Copito disfrutó. En el Aeropuerto de la Ciudad de México tuvimos acceso a un lounge de cierta tarjeta de crédito el cual contaba con área de juegos. Desearía que construyeran uno  así en las áreas comunes y que este beneficio no sea únicamente para los tarjetahabientes. En Ámsterdam el area de juegos estaba en remodelación pero las áreas verdes le sirvieron a Copito para el mismo propósito. En Bergen había una resbaladilla solitaria que fue más que suficiente para entretenerlo antes de abordar a nuestro vuelo a Dinamarca. Ahora sí, la estrella de los aeropuertos kid-friendly la tiene el aeropuerto de Copenhague. Apenas aterrizamos nos dimos cuenta que estábamos en la tierra de los Legos. Legos por aquí, Legos por allá. Copo estaba feliz de jugar con sus adorados Legos mientras su padre recogía nuestro equipaje.

Area al aire libre del aeropuerto de Amsterdam

Area al aire libre del aeropuerto de Amsterdam

Jugando en el aeropuerto de Amsterdam

Jugando en el aeropuerto de Amsterdam

Slide en aeropuerto de Bergen, Noruega

Slide en aeropuerto de Bergen, Noruega

"¡Ya quiero volar1"

“¡Ya quiero volar!”

Legos en el aeropuerto de Copenhague

Legos en el aeropuerto de Copenhague

Más Legos

Más Legos. Esto es el paraiso.

Carreolas prestadas en el Aeropuerto de Copenhague

Carreolas prestadas en el Aeropuerto de Copenhague

Nuestros vuelos de regreso a Mérida fueron un poco accidentados. Decidimos no llevar autoasiento. Mala idea. Vuelo diurno de 11 horas y el niño más travieso de su edad no son buena combinación. Afortunadamente nuestros rezos a Steve Jobs fueron escuchados y Copito disfrutó casi seis horas de películas de Curious George y Mickey Mouse Club House en el iPad hasta que ya fue hora de dormir. Utilizar el iPad para distraerlo nos hace sentir muy culpables pero en este tipo de casos extremos fue una bendición.

Por un error de KLM, nuestros números de boleto no aparecían en la reservación y tuvimos grandes problemas en el aeropuerto de la Ciudad de México. Gracias a la intervención de un supervisor de Aeromexico, quien llamó a KLM y resolvió el problema, pudimos llegar a casa sanos y salvos.

Lecciones aprendidas fueron muchas:

1. Jamas volver a tomar un vuelo diurno de larga duración con Copito a esta edad.

2. El autoasiento en un vuelo largo es tu mejor amigo si tu hijo está acostumbrado a él.

3. Llamar a KLM para reservar la comida infantil no funciona o al menos no en México.

4. Steve Jobs te amamos. ¿Cuándo te canonizan?

**Gina