Aprendiendo sobre la fauna andina: Santuario Animal Ccochahuasi y Proyecto Awanakancha

Deja un comentario Estándar

Al día siguiente estábamos listos para nuestra siguiente aventura. El buen Redi, nuestro chofer, nos pasó a recoger a la hora acordada para llevarnos a conocer el Valle Sagrado de los Incas. Sería un largo día de paseo que finalizaría alrededor de las 6:30pm.

Tomamos el camino hacia Pisac, no sin antes pasar por las famosas cuatro “ruinas” de Cusco las cuales visitaríamos al día siguiente. Los paisajes en el camino me hacían decir uno que otro “WOW” al ver cómo nos alejábamos de la mancha urbana de Cusco y nos adentrábamos al fértil Valle Sagrado.

Nuestra primera parada fue el mirador de Ccorao “puerta al Valle Sagrado de los Incas” (como se leía en el letrero). Ahí se extendía ante nosotros un paisaje muy verde, lleno de cultivos y también de techos de adobe. Redi nos explicó brevemente sobre la agricultura del Perú y los diferentes granos, tubérculos y frutos que los habitantes siembran en las terrazas y los campos.

Mirador de Ccorao

Mirador de Ccorao

Ccorao

Ccorao

Una vez terminada nuestra sesión de fotos y la plática, subimos nuevamente al automóvil y Redi nos preguntó si queríamos conocer un santuario de animales. Por supuesto, los niños que aún viven dentro de nosotros respondieron rápidamente que sí y nos dirigimos al Ccochahuasi, un santuario ubicado entre Cusco y Pisaq.

Ccochahuasi es una organización privada dedicada a rescatar y cuidar animales que han sufrido maltrato de cazadores o gente que comercializa animales exóticos. Entre sus animalitos están pumas, vicuñas, llamas, alpacas, tortugas, un precioso ejemplar de perro sin pelo peruano y por supuesto, los cóndor, las estrellas del cielo andino. Tuvimos la oportunidad de observar el famoso vuelo del cóndor sobre nuestras cabezas, una de las experiencias más memorables de este viaje. También aprendimos sobre las plantas e insectos que los habitantes utilizan para teñir los hilos de alpaca (cochinilla, añil, chilca, etc.) y sobre la técnica de tejido.

La donación es voluntaria y también se puede ayudar al refugio comprando alguna artesanía en la tienda ubicada al final del recorrido. Ahí compramos un pequeño telar con la trilogía inca (serpiente, puma y cóndor) que ya adorna nuestra casa en Yucatán.

Cchocahuasi

Santuario Animal Cchocahuasi

Santuario animal Ccochahuasi

Santuario animal Ccochahuasi

Aprendimos mucho sobre llamas, alpacas y vicuñas

Aprendimos mucho sobre llamas, alpacas y vicuñas

Una llama muy coqueta

Una llama muy coqueta

Disfrutamos admirando a los animales sudamericanos

Disfrutamos admirando a los animales sudamericanos

Un perro sin pelo del Peru (familiar del Xoloitzcuintle mexicano)

Un perro sin pelo del Peru (familiar del Xoloitzcuintle mexicano)

Me parece ver un lindo gatito

Me parece ver un lindo gatito

Roar! un Puma

¡Roar! un Puma

Una muestra del proceso de teñido de textiles

Una muestra del proceso de teñido de textiles

Teñido de los textiles

Teñido de los textiles

Una gran variedad de colores

Una gran variedad de colores

Una dama enseñándonos cómo tejer

Una artesana enseñándonos cómo tejer

La coquetona

Las coquetonas

El vuelo del cóndor

El vuelo del cóndor

Redi ya nos esperaba a la salida para llevarnos a Awanakancha, un lugar que busca difundir el proceso textil del Perú desde el criadero de los camélidos sudamericanos hasta la venta de los productos. El recorrido tampoco tiene costo alguno y se sostiene de las donaciones del público que lo visita. Antes de empezar, nos guiaron por el pequeño museo en donde se visualiza la evolución de los camélidos sudamericanos y la estrecha relación que éstos han tenido con las culturas de la región.

Al salir del museo, las peludas alpacas, las tradicionales llamas, los guanacos y las pequeñas vicuñas ya estaban listas posando para las fotos. Afortunadamente, ningún espécimen mostró signos de querer escupirnos (lo que hacen cuando se sienten acosadas o molestas) y pudimos acariciarlas y alimentarlas el tiempo que quisimos.

Awanakancha

Awanakancha

Explicación del proyecto Awanakancha

Explicación del proyecto Awanakancha

Un breve y divertido recorrido por Awankancha

Un breve y divertido recorrido por Awankancha

¿Distingues qué es?

¿Distingues qué es?

Aquí les dejo la página de estos dos interesantes lugares que pueden ser fácilmente visitados durante un recorrido por el Valle Sagrado.

Santuario Animal Ccochahuasi: http://santuariocochahuasi.com

Proyecto Awanakancha: http://www.awanakancha.com

Era hora de partir hacia el sitio arqueológico de Pisaq, en medio del Valle Sagrado.

Continuara…

**Gina

En las tierras del Cóndor

Deja un comentario Estándar

Una semana no es suficiente para conocer este hermoso país pero era el tiempo que nosotros disponíamos para ello. Antes de nuestra partida mi corazón se acongojaba solo de pensar que Copito no nos acompañaría, aunque una vez en Perú confirmé que los sitios arqueológicos incas y la bellísima ciudad de Cusco no son lugares para un pequeño huracán.

En una semana visitamos muchos lugares IMPRESIONANTES, incluyendo por supuesto Machu Picchu, lugar en donde eché una tímida lagrimita al ver cumplido otro de mis sueños. Le agradecí mucho a la vida poder estar ahí y admirar una de las obras arquitectónicas más emblemáticas del mundo junto a una de las personas que más amo.

¡Por fin Machu Picchu!

¡Por fin Machu Picchu!

Mr. Viking y yo planeamos, más o menos, lo que haríamos cada día debido a que deseamos exprimir nuestro tiempo en la región de Cusco y sus alrededores. Contratamos en línea, los servicios de transporte privado de Cusco Transport, lo cual nos permitió tener más flexibilidad durante las visitas a los sitios arqueológicos. Nosotros decidimos a qué hora nos pasarían a recoger al hotel, cuánto tiempo pasaríamos en cada sitio arqueológico y si necesitábamos o no un guía de turistas. Esta misma compañía fue la encargada de darnos la bienvenida en el aeropuerto de Cusco y llevarnos a nuestro hotel después de muchas horas de viaje desde Mérida. Una ventaja de haber contratado transportación privada vs un tour grupal fue que siempre llegábamos antes de que las hordas de turistas llegaran en sus enormes autobuses. De esta manera teníamos momentos de paz y soledad en estos bellos lugares.

El Toyota Yaris en el que visitamos muchos lugares incluyendo Andahuaylillas (aquí en la foto)

El Toyota Yaris en el que visitamos muchos lugares incluyendo Andahuaylillas (aquí en la foto)

Después de visitar Cusco y sus alrededores tomamos por nuestra cuenta el tren Vista Dome a Machu Picchu. Compramos los boletos directamente desde la página de internet de Peru Rail .  También compramos en línea los boletos de ingreso para el santuario de Machu Picchu en la página http://www.machupicchu.gob.pe lo cual fue un verdadero pain in the ass. Dicho sitio utiliza un sistema arcaico para reservar y pagar con tarjeta de crédito Visa además de exigir llevar el pasaporte y la misma tarjeta de crédito con el cual se efectuó el pago. Por supuesto, al llegar al santuario y disfrutar las hermosas vistas uno se olvida de esas nimiedades en la planeación del viaje.

Mr. Viking en el tren Vista Dome con destino a Machu Picchu pueblo

Mr. Viking en el tren Vista Dome con destino a Machu Picchu pueblo

Nuestra última parada fue la ciudad de Lima, capital del Peru. Teníamos únicamente una tarde y decidimos tomar un tour grupal para visitar el centro histórico. El tour fue previamente reservado en Viator (http://www.viator.com), página que recomiendo ampliamente para viajeros que solo disponen de unas horas en las ciudades y que desean conocer algo a través de las explicaciones de un guía. A través de esta página se contratan los tours más famosos en todas las ciudades principales del mundo a buenos precios y con la comodidad de utilizar la tarjeta de crédito de tu preferencia.

Los hoteles fueron reservados, como siempre, en booking.com aprovechando ofertas y comparando inclusiones y, más que nada, la ubicación de los hoteles.

El hotel escogido en Cusco fue Palacio del Inka, un hotel perfectamente ubicado en frente del antiguo templo inca Koricancha (ahora Santo Domingo) en el centro de la ciudad. El personal del hotel, al igual que TODOS los peruanos con los que platicamos, fue muy amable, amigable y respetuoso (aspectos que en México se está perdiendo, al menos en el área turística). Recuerdo con especial agrado cómo los meseros de su excelente bar contestaban todas mis preguntas acerca de lo que había observado y no le había podido preguntar a Redy. Cada día nos regalaban una muestra de un delicioso chocolate peruano y en el lobby los huéspedes podían beber te de coca para aliviar el mal de altura. En resumen, uno de los mejores hoteles en los que nos hemos hospedado.

Lobby del hotel Palacio del Inka

Lobby del hotel Palacio del Inka

Hermosa mezcla inca y española en las áreas comunes

Hermosa mezcla inca y española en las áreas comunes

Mr. Viking casual esperando en la entrada del hotel

Mr. Viking casual esperando en la entrada del hotel

En Machu Picchu pueblo (antes Aguas Calientes) escogimos un hotel económico llamado Panorama B&B. Debido a su precio módico no esperábamos mucho pero gracias al trato del personal y su ubicación privilegiada para obtener la vista y los sonidos del rio Urubamba nos llevamos una muy grata sorpresa y una estancia muy amena.

El Río Urubamba enfrente del hotel Panorama

El Río Urubamba enfrente del hotel Panorama

El sencillo y amigable hotel Panorama en Machu Picchu pueblo

El sencillo y amigable hotel Panorama en Machu Picchu pueblo

Vista desde la habitación en Panorama B&B, Machu Picchu pueblo

Vista desde la habitación en Panorama B&B, Machu Picchu pueblo

Del hotel en Lima no puedo decir lo mismo. Escogimos el hotel Bayview en el distrito de Miraflores (que según varios sitios de internet es bastante seguro comparado con el resto de la capital). El hotel no contaba con aire acondicionado y cuando se abría la ventana para obtener aire fresco el ruido era espantoso incluso en la noche. En el check-out, por poco sufrimos de un ataque cardiaco cuando nos dijeron que no había taxis disponibles pues no lo habíamos ordenado la noche anterior. Una ciudad capital sin taxis no es precisamente lo que uno previene pero de acuerdo con el empleado, los taxis no privados son peligrosos para los turistas. Afortunadamente para nosotros, la compañía privada que le sirve al hotel mandó uno a tiempo, pudiendo así finalizar nuestra estancia en el país del cóndor y el puma.

En los próximos días, relataré a detalle lo que hicimos en cada región. Mientras tanto les dejo la foto de una de tantas cosas que extrañaré del Perú: la cerveza Cusqueña.

Tomando una deliciosa Cusqueña en los balcones de la Plaza de Armas, Cusco

Tomando una deliciosa Cusqueña en los balcones de la Plaza de Armas, Cusco

**Gina