Norway in a Nutshell: Flamsbana, un espectacular viaje en tren

Deja un comentario Estándar

Al día siguiente nos levantamos a la hora que quisimos o más bien, cuando el pequeño Copo de Nieve se despertó.

Nuestro tren partía hasta las 11:30am por lo que tuvimos tiempo de sobra para desayunar, alistar las cosas y recorrer el pequeño museo sobre el Tren de Flam. El museo es gratuito y puede ser visitado en muy poco tiempo (excepto claro, para los fanáticos de los trenes).

¿Abriendo la caja fuerte?

¿Abriendo la caja fuerte?

Alooooo

Alooooo

Museo del Tren de Flam

Museo del Tren de Flam

Todos los ejemplares de tren usados en el Flamsbana

Todos los ejemplares usados en el Flamsbana

Museo del Tren de Flam

Museo del Tren de Flam

Museo del Tren de Flam

Museo del Tren de Flam

Ahora sí, esperemos el verdadero tren

Ahora sí, esperemos el verdadero tren

Por fin, era hora de abordar uno de los trenes más famosos del mundo. El tren de Flam (o Flåmsbana) recorre 20 kilómetros llenos de paisajes espectaculares y todos los años, personas de todo el mundo visitan Flam por esta razón. Además, es en sí, una maravilla de la ingeniería pues es una de las líneas ferroviarias más inclinadas del mundo.

El tren estaba casi vacío en este horario por lo cual nos pudimos mover cuanto quisimos y disfrutar de los paisajes que ambos lados del tren ofrecían. Pasamos montañas nubladas y también iluminadas por el bello sol, granjas, poblados llenos de tranquilidad, valles profundos, cascadas y hasta túneles que permitían ver el paisaje (y decir WOW). Unos 45 minutos de iniciado el trayecto, el tren paró enfrente de la cascada Kjosfossen y pudimos admirar el poder de la naturaleza en toda la extensión de la palabra. Los pasajeros pudieron tomar todas las fotos que quisieron y después de cinco minutos el tren continuó hacia Myrdal.

El valle de Flam

El valle de Flam

Copito observando el paisaje

Copito observando el paisaje

Paisajes del Flamsbana

Paisajes del Flamsbana

Paisajes del Flamsbana

Paisajes del Flamsbana

Casitas solitarias rodeadas de bellos paisajes

Casitas solitarias rodeadas de bellos paisajes

Caminos sorprendentes

Caminos sorprendentes

El tren de Flam en su máximo esplendor

El tren de Flam en su máximo esplendor

Mami, papa, por ahí quiero correr

Mami, papa, por ahí quiero correr

Just another passenger

Just another passenger

Kjosfossen

Kjosfossen

Así de vacío estaba el tren

Los pocos pasajeros del tren

Copito relajándose enfrente de la cascada Kjosfossen

Copito relajándose enfrente de la cascada Kjosfossen

Flamsbana esperándonos en Kjosfossen

Flamsbana esperándonos en Kjosfossen

Llegamos a la estación de Myrdal después de una hora de recorrido. Myrdal está a una altitud de más de 850 metros pero en octubre el clima no era más frío que en Flam. En la estación no hay mucho que hacer excepto esperar el tren de vuelta a Bergen y comprar café. Después de tomar unas cuantas fotografías vimos llegar el tren que nos llevaría a casa. Otra vez suspiré y prometí regresar un día cuando Copito sea mayor y pueda recordar esta bella muestra de los caprichos de la naturaleza.

Esperando en la estación de Myrdal

Esperando en la estación de Myrdal

Myrdal

Myrdal

El invierno se acerca

El invierno se acerca

Flamsbana en Myrdal

Flamsbana en Myrdal

Colores otoñales en Myrdal

Colores otoñales en Myrdal

El tren de Flam en Myrdal

El tren de Flam en Myrdal

El tren de Myrdal a Bergen era regional por lo que teníamos asignados los asientos. Tenía una cafetería bastante surtida e incluso encontramos leche con chocolate para Copito. También tenía una pequeña área de juegos en donde distrajimos a nuestro vástago por unos minutos.

En punto de las 3:00pm, Bergen nos dijo “Velkomen”. Norway in a Nutshell había terminado.

**Gina

Norway in a Nutshell: Recorriendo Flam

Deja un comentario Estándar

El check-in en el hotel fue rápido y sin complicaciones. La habitación triple que reservamos no era más que una doble con el sofá cama más estrecho que haya visto jamás. Sin embargo, no nos preocupó en lo absoluto pues únicamente estaríamos una noche ahí y lo que menos queríamos era estar en la habitación teniendo tan buen clima.

El estómago de Mr. Viking rugía ya a esa hora por lo que nos dirigimos a la única cafetería abierta del poblado. En temporada alta me imagino que los restaurantes rebozan de cruceristas pues Flam es un puerto de escala en las rutas nórdicas. La temporada alta va de finales de mayo a finales de septiembre pero mas allá de esas fechas el poblado parecía un pueblo fantasma.

El centro de Flam

El centro de Flam

Flambrygga Hotell

Flambrygga Hotell y Aegir brewery

Vista de la habitación

Vista de la habitación

Copito gozando del paisaje desde la habitación del Flambrygga Hotell

Copito gozando del paisaje desde la habitación del Flambrygga Hotell

Después de comer unos ricos sandwiches decidimos aprovechar que el sol aun brillaba sobre las montañas haciendo una de las rutas de caminata sugeridas en la oficina de turismo. Debido a que llevábamos carreola, escogimos la más fácil de hacer y consistía en llegar hasta la iglesia de Flam ubicada a 3.5 km del hotel. Caminamos a lo largo del río Flamselvi pasando granjas, una cervecería, un monumentos antiguo, casas acogedoras y una escuela hasta que llegamos a nuestro destino. Para este momento, Copito dormía plácidamente su siesta y despertó para saludar al Tren de Flam (Flamsbana) que pasó junto a nosotros en dos ocasiones.

Empezando nuestro recorrido

Empezando nuestro recorrido

Siguiendo el río

Siguiendo el río

Pasamos una tarde maravillosa disfrutando la naturaleza

Pasamos una tarde maravillosa disfrutando la naturaleza

Rieles del tren Flam

Rieles del tren Flam

El sol aún iluminaba el valle

El sol aún iluminaba el valle

Fuimos muy afortunados con el clima

Fuimos muy afortunados con el clima

Rieles por donde pasa el Flambanna

Rieles por donde pasa el Flambanna y un vikingo suicida.

La gente aquí debe ser muy feliz de estar rodeada de tanta paz

La gente aquí debe ser muy feliz de estar rodeada de tanta paz

Ellos descansan en paz rodeados de tanta belleza

Ellos descansan en paz rodeados de tanta belleza

La iglesia nunca nos abre las puertas

La iglesia nunca nos abre las puertas

La iglesia de Flam data de los 1600

La iglesia de Flam data de los 1600

Una iglesia perfectamente localizada

Una iglesia perfectamente localizada

Cabañas noruegas que me recordaron a Hobbiton

Cabaña noruega

Prueba de que caminamos 3.5 kilómetros

Prueba de que caminamos 3.5 kilómetros de ida y 3.5 de regreso

¡Hola Flambanna! Mañana estaremos contigo

¡Hola Flamsbana! Mañana estaremos contigo

El famoso Flambanna dirigiéndose a Flam

El famoso Flamsbana dirigiéndose a Flam y los pasajeros felices saludándonos

Copo disfrutó ver a estos caballos

Copo disfrutó ver a estos caballos

Flam Kirke, nuestro destino final

Flam Kirke, nuestro destino final

Flam Kirke

Flam Kirke

El estómago de Mr. Viking empezó a crujir durante el regreso y ya sabíamos donde saciaríamos su hambre. Había escogido específicamente el hotel Flamsbrygga porque a su lado se encuentra la microcervecería Ægir la cual ofrece degustación de cervezas y platillos originales. Hicimos una excelente elección pues el ambiente del pub, la decoración vikinga, la atención del bartender y sobre todo los sabores de la cerveza y los alimentos fueron el broche de oro para terminar un día maravilloso.

Ægir Brewery

Ægir Brewery

¡ Skål!

¡ Skål!

Un lugar muy acogedor en la cervecería

La chimenea era un lugar muy acogedor en la cervecería

Beer tasting en la Ægir Brewery

Beer tasting en la cervecería Ægir

Interior de Ægir Brewery

Interiores de Ægir Brewery

IMG_0932

Comidas dignas de vikingos hambrientos

Regresamos al hotel y sentimos el frío estremecedor. 4 grados centígrados es demasiado frío para la yucafamily acostumbrada a 40 grados. ¡A dormir se ha dicho!

Continuará…

**Gina