Europa: tres semanas, tres países

Deja un comentario Estándar

La procrastinación se apoderó de la autora de este blog, pero después de casi mes y medio de haber regresado a este lado del Atlántico, estoy lista para relatarles lo que la pequeña Yucafamily hizo en vacaciones de verano. No fue ciertamente un verano de playa y sol como muchos añoran. Fueron más bien tres semanas descubriendo y redescubriendo tres países europeos fascinantes y totalmente diferentes del uno al otro: Países Bajos, Noruega y Polonia.

dsc_0858

¡Hay tantos lugares por descubrir! (Solund, Noruega)

Nuestra fidelidad a Skyteam ha dado buenos resultados tanto para ellos como para nosotros pues para viajar desde Mérida a Amsterdam escogimos volar en la nueva ruta de Aeromexico (MEX-AMS). Fue un vuelo nocturno a bordo del moderno avión Dreamliner, el cual es muy silencioso y con un sistema de entretenimiento a prueba de noctámbulos. Claro está, el más pequeño del clan yuca-vikingo solo sintió la vibración del despegue y se entregó plácidamente a los brazos de Morfeo por las próximas 10 horas. Si alguno de los lectores piensa viajar con niños pequeños en un vuelo de chorrocientas horas, sugiero que escojan vuelos nocturnos como los de Aeromexico. Hemos probado esta teoría para viajar a París, Amsterdam (con KLM y Aeroméxico), Toronto y Tokyo con muy buenos resultados para nuestra tranquilidad y la de todos los pasajeros de esos vuelos.

img_5966

“Papi, pon Cars por millonésima ocasión”

img_5961

¿Cena en La Mansión?, ¡Yo como mis galletas!

img_5969

Feliz de aterrizar en Amsterdam

img_5970

¡Por fin, molinos de viento!

En Amsterdam pasamos cinco días enteros los cuales describiré con más detalle en los siguientes artículos. Nos hospedamos en el Ibis Amsterdam Centre Stopera, a unos quince minutos a pie de la estación central. Los Ibis nunca me han decepcionado. Son baratos, limpios, casi siempre con excelente ubicación a lado de estaciones de tren o metro, un desayuno buffet lleno de cosas engordativas y deliciosas y un bar económico en donde podemos relajarnos después de un largo día de paseo. Sus habitaciones pueden ser minúsculas para los huéspedes que pesan más de 100 kilos, pero para nosotros siempre han sido más que suficientes.

img_6012

Hotel Ibis Amsterdam Stopera

img_6013

Ibis Amsterdam Stopera

img_6017

Delicioso chocolate y bollería para chuparse los dedos

img_6033

¡Estamos en Países Bajos!

img_6068

¿A quien le pertenece cada cosa?

Desde Amsterdam, tomamos un siguiente vuelo con KLM hacia la hermosa ciudad de Bergen, Noruega para visitar a farmor y a farfar (abuelita y abuelito) quienes estaban ansiosos de besuquear las bronceadas mejillas de Copito de Nieve. Fue mi quinta visita al país más bello del mundo y esta belleza nunca es redundante. En esta ocasión visitamos la surrealista isla de Solund, al extremo oeste del país, en donde pasamos un fin de semana largo lleno de naturaleza, largas caminatas y paseos por barco.

img_6070

En la terraza del aeropuerto de Schipol, Amsterdam

img_6078

Muy consentido por KLM y sus papás

img_7253

Regalo de KLM para Copito

dsc_0679

Islas de Solund, un lugar para la reflexión

Después de pasar también unos días en Bergen, decidimos escaparnos a la ciudad de Cracovia, en Polonia por cinco días. Por primera vez, y seguramente no la última, viajamos con Norwegian, la tercera aerolínea de bajo costo en Europa (después de las más conocidas Ryanair y EasyJet). Los precios sí que eran económicos aunque no incluían equipaje documentado y asignación de asientos. Aún así, los tres miembros de la familia pagamos alrededor de 300 USD en total por la ruta directa Bergen-Cracovia-Bergen. Se trataba de una escapada cultural para conocer un nuevo país en el viejo continente y afortunadamente dimos con esta ciudad llena de atractivos y precios amigables para el bolsillo. Nos hospedamos en una habitación triple en el baratísimo Ibis Budget Stare Miasto (44 USD por noche), a lado de la estación central Krakow Glowny. La habitación era muy sencilla, amplia para una familia de tres y muy limpia aunque sin amenidades salvo jabón de tocador. El desayuno buffet incluía pan, jamón, queso, granola, yogurt, cereal y por supuesto, salchichas. Al fin y al cabo, estábamos en Polonia, tierra de las kielbasa (salchicha) y cierto vikingo carnívoro aprobaba esta selección.

img_6715

Avión de Norwegian hacia Cracovia

img_6720

Un pasajero muy feliz

dsc_0901

Hotel Ibis Budget Stare Miasto

dsc_0902

Regadera y lavabo en el Ibis Budget Stare Miasto

img_6981

Un huésped muy feliz

img_6987

Copito es el único que lee las instrucciones de seguridad en los aviones

img_6989

¡Hasta pronto Cracovia!

Después de tres semanas maravillosas llenas de experiencias nuevas y abrazos familiares era tiempo de decir Ha det bra! a la siempre deslumbrante Europa. Cuando llegamos al aeropuerto de Amsterdam, una amable empleada de Aeromexico nos comunicó que habíamos sido ascendidos a primera clase en el vuelo AMS-MEX. ¿Champagne, selección de quesos y asiento-cama?. Sí, gracias. Sin duda, el mejor vuelo que he tenido en mi mediana vida. Copito se portó muy a la altura de la situación y disfrutó su jugo de naranja en vaso de cristal antes de dormir cómodamente en los asientos-cama del Dreamliner. Sus padres en cambio, aceptaron las múltiples copas de vino que las auxiliares de vuelo ofrecieron durante el vuelo. Diez horas después, ya estábamos en nuestro país, listos para abordar el último vuelo hacia la capital yucateca, en donde Abuela Clos ya esperaba los cachetitos de su querido nieto viajero.

dsc_0931

El vino blanco era mio, ¿eh?

img_7334

El pequeño consentido de Aeromexico

img_7336

Poco antes de dormir, un poco de caricaturas

Continuara…

**Gina

 

Volando con un niño pequeño

Deja un comentario Estándar

Sujeto: Copito

Aliados: Mr. Viking y Gina

Enemigo a vencer: Aburrimiento de un niño de dos años

Armas: iPad mini, crayolas, libros para colorear, entretenimiento a bordo, botanas saludables y no tan saludables, autoasiento en algunos vuelos.

Número de vuelos: 9 en total: 3 de ida a Bergen, Noruega; 3 a Copenhague, Dinamarca, 3 de regreso a Mérida, México.

Aerolíneas: Aeromexico, KLM, Scandinavian Airlines.

Plan de acción listo, ¡estábamos listos para nuestro viaje!

No me puedo quejar de nuestro viaje de ida. Llevar el autoasiento para la comodidad de Copito fue la mejor elección para un vuelo nocturno. Nunca protestó, se durmió sin ningún problema y sus papás pudieron cerrar sus ojos unas cuantas horas durante el vuelo Ciudad de México-Amsterdam. Conseguimos a través de una tienda online el autoasiento Cosco Scenera cuyas medidas son adecuadas para su correcta colocación entre los descansabrazos del asiento del avión (KLM pedía que fuese menor a 45cm de ancho y un autoasiento de uso común mide 52cm).

Autoasiento en la carreola Chicco Liteway

Autoasiento montado en la carreola Chicco Liteway

Mr. Viking fue el encargado de colocar el autoasiento tanto en la carreola como en el avión y aunque nos tardábamos más de lo acostumbrado en estar listos, tener a un hijo tranquilo, seguro y feliz era nuestra mejor recompensa.

Gran espacio entre las piernas en Aeromexico plus

Gran espacio entre las piernas en Aeromexico plus

Espacio entre piernas en clase turista de KLM

Espacio entre piernas en clase turista de KLM

Un niño dormido es una bendición para toda la tripulación y los pasajeros de un avión

Un niño dormido es una bendición para toda la tripulación y los pasajeros de un avión

En los vuelos cortos a Copenhague no llevamos el autoasiento y únicamente lo distraíamos con el iPad. Afortunadamente todos los vuelos ahora permiten el uso de aparatos electrónicos pequeños durante el despegue y durante el aterrizaje lo cual por fin nos permitió abordar todos juntos al avión sin miedo a que el aburrimiento hiciera de las suyas.

Copito en un vuelo de corta duración

Copito en un vuelo de corta duración. Viendo Curious George como siempre.

En los aeropuertos encontramos varios playgrounds los cuales Copito disfrutó. En el Aeropuerto de la Ciudad de México tuvimos acceso a un lounge de cierta tarjeta de crédito el cual contaba con área de juegos. Desearía que construyeran uno  así en las áreas comunes y que este beneficio no sea únicamente para los tarjetahabientes. En Ámsterdam el area de juegos estaba en remodelación pero las áreas verdes le sirvieron a Copito para el mismo propósito. En Bergen había una resbaladilla solitaria que fue más que suficiente para entretenerlo antes de abordar a nuestro vuelo a Dinamarca. Ahora sí, la estrella de los aeropuertos kid-friendly la tiene el aeropuerto de Copenhague. Apenas aterrizamos nos dimos cuenta que estábamos en la tierra de los Legos. Legos por aquí, Legos por allá. Copo estaba feliz de jugar con sus adorados Legos mientras su padre recogía nuestro equipaje.

Area al aire libre del aeropuerto de Amsterdam

Area al aire libre del aeropuerto de Amsterdam

Jugando en el aeropuerto de Amsterdam

Jugando en el aeropuerto de Amsterdam

Slide en aeropuerto de Bergen, Noruega

Slide en aeropuerto de Bergen, Noruega

"¡Ya quiero volar1"

“¡Ya quiero volar!”

Legos en el aeropuerto de Copenhague

Legos en el aeropuerto de Copenhague

Más Legos

Más Legos. Esto es el paraiso.

Carreolas prestadas en el Aeropuerto de Copenhague

Carreolas prestadas en el Aeropuerto de Copenhague

Nuestros vuelos de regreso a Mérida fueron un poco accidentados. Decidimos no llevar autoasiento. Mala idea. Vuelo diurno de 11 horas y el niño más travieso de su edad no son buena combinación. Afortunadamente nuestros rezos a Steve Jobs fueron escuchados y Copito disfrutó casi seis horas de películas de Curious George y Mickey Mouse Club House en el iPad hasta que ya fue hora de dormir. Utilizar el iPad para distraerlo nos hace sentir muy culpables pero en este tipo de casos extremos fue una bendición.

Por un error de KLM, nuestros números de boleto no aparecían en la reservación y tuvimos grandes problemas en el aeropuerto de la Ciudad de México. Gracias a la intervención de un supervisor de Aeromexico, quien llamó a KLM y resolvió el problema, pudimos llegar a casa sanos y salvos.

Lecciones aprendidas fueron muchas:

1. Jamas volver a tomar un vuelo diurno de larga duración con Copito a esta edad.

2. El autoasiento en un vuelo largo es tu mejor amigo si tu hijo está acostumbrado a él.

3. Llamar a KLM para reservar la comida infantil no funciona o al menos no en México.

4. Steve Jobs te amamos. ¿Cuándo te canonizan?

**Gina