Europa: tres semanas, tres países

Deja un comentario Estándar

La procrastinación se apoderó de la autora de este blog, pero después de casi mes y medio de haber regresado a este lado del Atlántico, estoy lista para relatarles lo que la pequeña Yucafamily hizo en vacaciones de verano. No fue ciertamente un verano de playa y sol como muchos añoran. Fueron más bien tres semanas descubriendo y redescubriendo tres países europeos fascinantes y totalmente diferentes del uno al otro: Países Bajos, Noruega y Polonia.

dsc_0858

¡Hay tantos lugares por descubrir! (Solund, Noruega)

Nuestra fidelidad a Skyteam ha dado buenos resultados tanto para ellos como para nosotros pues para viajar desde Mérida a Amsterdam escogimos volar en la nueva ruta de Aeromexico (MEX-AMS). Fue un vuelo nocturno a bordo del moderno avión Dreamliner, el cual es muy silencioso y con un sistema de entretenimiento a prueba de noctámbulos. Claro está, el más pequeño del clan yuca-vikingo solo sintió la vibración del despegue y se entregó plácidamente a los brazos de Morfeo por las próximas 10 horas. Si alguno de los lectores piensa viajar con niños pequeños en un vuelo de chorrocientas horas, sugiero que escojan vuelos nocturnos como los de Aeromexico. Hemos probado esta teoría para viajar a París, Amsterdam (con KLM y Aeroméxico), Toronto y Tokyo con muy buenos resultados para nuestra tranquilidad y la de todos los pasajeros de esos vuelos.

img_5966

“Papi, pon Cars por millonésima ocasión”

img_5961

¿Cena en La Mansión?, ¡Yo como mis galletas!

img_5969

Feliz de aterrizar en Amsterdam

img_5970

¡Por fin, molinos de viento!

En Amsterdam pasamos cinco días enteros los cuales describiré con más detalle en los siguientes artículos. Nos hospedamos en el Ibis Amsterdam Centre Stopera, a unos quince minutos a pie de la estación central. Los Ibis nunca me han decepcionado. Son baratos, limpios, casi siempre con excelente ubicación a lado de estaciones de tren o metro, un desayuno buffet lleno de cosas engordativas y deliciosas y un bar económico en donde podemos relajarnos después de un largo día de paseo. Sus habitaciones pueden ser minúsculas para los huéspedes que pesan más de 100 kilos, pero para nosotros siempre han sido más que suficientes.

img_6012

Hotel Ibis Amsterdam Stopera

img_6013

Ibis Amsterdam Stopera

img_6017

Delicioso chocolate y bollería para chuparse los dedos

img_6033

¡Estamos en Países Bajos!

img_6068

¿A quien le pertenece cada cosa?

Desde Amsterdam, tomamos un siguiente vuelo con KLM hacia la hermosa ciudad de Bergen, Noruega para visitar a farmor y a farfar (abuelita y abuelito) quienes estaban ansiosos de besuquear las bronceadas mejillas de Copito de Nieve. Fue mi quinta visita al país más bello del mundo y esta belleza nunca es redundante. En esta ocasión visitamos la surrealista isla de Solund, al extremo oeste del país, en donde pasamos un fin de semana largo lleno de naturaleza, largas caminatas y paseos por barco.

img_6070

En la terraza del aeropuerto de Schipol, Amsterdam

img_6078

Muy consentido por KLM y sus papás

img_7253

Regalo de KLM para Copito

dsc_0679

Islas de Solund, un lugar para la reflexión

Después de pasar también unos días en Bergen, decidimos escaparnos a la ciudad de Cracovia, en Polonia por cinco días. Por primera vez, y seguramente no la última, viajamos con Norwegian, la tercera aerolínea de bajo costo en Europa (después de las más conocidas Ryanair y EasyJet). Los precios sí que eran económicos aunque no incluían equipaje documentado y asignación de asientos. Aún así, los tres miembros de la familia pagamos alrededor de 300 USD en total por la ruta directa Bergen-Cracovia-Bergen. Se trataba de una escapada cultural para conocer un nuevo país en el viejo continente y afortunadamente dimos con esta ciudad llena de atractivos y precios amigables para el bolsillo. Nos hospedamos en una habitación triple en el baratísimo Ibis Budget Stare Miasto (44 USD por noche), a lado de la estación central Krakow Glowny. La habitación era muy sencilla, amplia para una familia de tres y muy limpia aunque sin amenidades salvo jabón de tocador. El desayuno buffet incluía pan, jamón, queso, granola, yogurt, cereal y por supuesto, salchichas. Al fin y al cabo, estábamos en Polonia, tierra de las kielbasa (salchicha) y cierto vikingo carnívoro aprobaba esta selección.

img_6715

Avión de Norwegian hacia Cracovia

img_6720

Un pasajero muy feliz

dsc_0901

Hotel Ibis Budget Stare Miasto

dsc_0902

Regadera y lavabo en el Ibis Budget Stare Miasto

img_6981

Un huésped muy feliz

img_6987

Copito es el único que lee las instrucciones de seguridad en los aviones

img_6989

¡Hasta pronto Cracovia!

Después de tres semanas maravillosas llenas de experiencias nuevas y abrazos familiares era tiempo de decir Ha det bra! a la siempre deslumbrante Europa. Cuando llegamos al aeropuerto de Amsterdam, una amable empleada de Aeromexico nos comunicó que habíamos sido ascendidos a primera clase en el vuelo AMS-MEX. ¿Champagne, selección de quesos y asiento-cama?. Sí, gracias. Sin duda, el mejor vuelo que he tenido en mi mediana vida. Copito se portó muy a la altura de la situación y disfrutó su jugo de naranja en vaso de cristal antes de dormir cómodamente en los asientos-cama del Dreamliner. Sus padres en cambio, aceptaron las múltiples copas de vino que las auxiliares de vuelo ofrecieron durante el vuelo. Diez horas después, ya estábamos en nuestro país, listos para abordar el último vuelo hacia la capital yucateca, en donde Abuela Clos ya esperaba los cachetitos de su querido nieto viajero.

dsc_0931

El vino blanco era mio, ¿eh?

img_7334

El pequeño consentido de Aeromexico

img_7336

Poco antes de dormir, un poco de caricaturas

Continuara…

**Gina

 

Kyoto: Nijo, el palacio del shogun

Deja un comentario Estándar

Esa mañana los pronósticos de tiempo lucían bastante pesimistas. Anunciaban lluvia durante todo el día y no quisimos aventurarnos a visitar la ciudad vecina de Osaka, al sur de Kyoto. Decidimos quedarnos dentro de Kyoto y visitar el antiguo palacio de los shogunes Tokugawa, el Nijo-jo.

IMG_4340

Vista desde la calle al Castillo Nijo

DSC_2648

Puesto de vigilancia

Como teníamos nuestro Japan Pass tomamos el tren JR de la línea San-in y nos bajamos en la estación de Nijo, que se encontraba a poco más de un kilómetro de la entrada al castillo. Como todo el exterior estaba cubierto de gravilla, decidimos dejar la carreola en un resguardo improvisado cerca de los baños, deseando que nadie se robase nuestra vieja y fiel carreola viajera.

IMG_4341

Kara-mon, la puerta de entrada

IMG_4344

Esplendorosa entrada Kara-mon y un Copito de Nieve

La construcción del castillo fue iniciada en 1603 y completada en 1626 por el tercer shogun Tokugawa, Iemitsu. El castillo es uno de los mejores ejemplos del periodo Edo antiguo (aquel en donde había reinado la paz y la tranquilidad en Japón). La joya en esta construcción es el Palacio Ninomaru con sus bellísimas pinturas en sus cuartos interconectados. En este edificio no se permite tomar fotografías por lo que el lector tendrá que confiar en mis palabras cuando digo que todo ese edifico exudaba sencillez y elegancia. No muchos viajeros se encontraban con nosotros por lo que pudimos leer en detalle las explicaciones de cada uno de los cuartos. En uno de ellos, el Salón Principal, el último shogun reunió a los señores feudales para anunciar el regreso del poder único al Emperador Meiji. En 1939, la familia imperial donó el Castillo a la ciudad de Kyoto y fue renombrado como Nijo-jo.

IMG_4346

Entrando al Palacio Ninomaru

DSC_2653

Detalles de la puerta de Ninomaru

Afuera de este bello edificio se encuentra otra obra humana maravillosa, el jardín Ninomaru. En en centro de su tranquilo estanque se encuentran Horai-jima (Isla de la Eterna Felicidad) flanqueada por Tsuru-jima (Isla de la Garza) y Kame-jima (Isla de la Tortuga). Con mi nulo japonés, todos esos nombres más bien me recordaban a mis animes preferidos de mi niñez, memoria que se hizo más vívida cuando vi a los enormes peces anaranjados en las aguas protectoras del castillo. Copito quedó encantado alimentando a los regordetes peces quienes se arremolinaban para saborear un pedazo de pan o galleta.

IMG_4359

Paseando por los jardines

DSC_2659

Jardines de Nijo

DSC_2665

Jardines de Nijo

DSC_2667

Jardines de Nijo

DSC_2654

El palacio desde afuera

DSC_2655

El palacio desde afuera

DSC_2656

Jardines de Nijo

DSC_2660

Peces Koi

DSC_2662

Eran grandes y hermosos

DSC_2663

Entretenido viendo peces

DSC_2668

Castillo de Nijo

DSC_2669

El Palacio desde lo alto de una muralla

DSC_2670

Los flores del ciruelo ya habían brotado

DSC_2671

Descansando 

DSC_2674

Toda una fortaleza

IMG_4370

¿Distinguen a Copito?

IMG_4375

A Mr. Viking le tocó cargarlo

IMG_4373

Le dijimos adiós al bello castillo

IMG_4377

Hasta el último momento todo era fotogénico

Caminamos un buen rato por el jardín y sus alrededores hasta que divisamos unas nubes sospechosamente oscuras en el horizonte. Decidimos regresar a la estación central y probar suerte en la Torre de Kyoto y hacer unas últimas compras en Yodobashi Camera Store.

Continuará…

**Gina

Norway in a Nutshell: Recorriendo Flam

Deja un comentario Estándar

El check-in en el hotel fue rápido y sin complicaciones. La habitación triple que reservamos no era más que una doble con el sofá cama más estrecho que haya visto jamás. Sin embargo, no nos preocupó en lo absoluto pues únicamente estaríamos una noche ahí y lo que menos queríamos era estar en la habitación teniendo tan buen clima.

El estómago de Mr. Viking rugía ya a esa hora por lo que nos dirigimos a la única cafetería abierta del poblado. En temporada alta me imagino que los restaurantes rebozan de cruceristas pues Flam es un puerto de escala en las rutas nórdicas. La temporada alta va de finales de mayo a finales de septiembre pero mas allá de esas fechas el poblado parecía un pueblo fantasma.

El centro de Flam

El centro de Flam

Flambrygga Hotell

Flambrygga Hotell y Aegir brewery

Vista de la habitación

Vista de la habitación

Copito gozando del paisaje desde la habitación del Flambrygga Hotell

Copito gozando del paisaje desde la habitación del Flambrygga Hotell

Después de comer unos ricos sandwiches decidimos aprovechar que el sol aun brillaba sobre las montañas haciendo una de las rutas de caminata sugeridas en la oficina de turismo. Debido a que llevábamos carreola, escogimos la más fácil de hacer y consistía en llegar hasta la iglesia de Flam ubicada a 3.5 km del hotel. Caminamos a lo largo del río Flamselvi pasando granjas, una cervecería, un monumentos antiguo, casas acogedoras y una escuela hasta que llegamos a nuestro destino. Para este momento, Copito dormía plácidamente su siesta y despertó para saludar al Tren de Flam (Flamsbana) que pasó junto a nosotros en dos ocasiones.

Empezando nuestro recorrido

Empezando nuestro recorrido

Siguiendo el río

Siguiendo el río

Pasamos una tarde maravillosa disfrutando la naturaleza

Pasamos una tarde maravillosa disfrutando la naturaleza

Rieles del tren Flam

Rieles del tren Flam

El sol aún iluminaba el valle

El sol aún iluminaba el valle

Fuimos muy afortunados con el clima

Fuimos muy afortunados con el clima

Rieles por donde pasa el Flambanna

Rieles por donde pasa el Flambanna y un vikingo suicida.

La gente aquí debe ser muy feliz de estar rodeada de tanta paz

La gente aquí debe ser muy feliz de estar rodeada de tanta paz

Ellos descansan en paz rodeados de tanta belleza

Ellos descansan en paz rodeados de tanta belleza

La iglesia nunca nos abre las puertas

La iglesia nunca nos abre las puertas

La iglesia de Flam data de los 1600

La iglesia de Flam data de los 1600

Una iglesia perfectamente localizada

Una iglesia perfectamente localizada

Cabañas noruegas que me recordaron a Hobbiton

Cabaña noruega

Prueba de que caminamos 3.5 kilómetros

Prueba de que caminamos 3.5 kilómetros de ida y 3.5 de regreso

¡Hola Flambanna! Mañana estaremos contigo

¡Hola Flamsbana! Mañana estaremos contigo

El famoso Flambanna dirigiéndose a Flam

El famoso Flamsbana dirigiéndose a Flam y los pasajeros felices saludándonos

Copo disfrutó ver a estos caballos

Copo disfrutó ver a estos caballos

Flam Kirke, nuestro destino final

Flam Kirke, nuestro destino final

Flam Kirke

Flam Kirke

El estómago de Mr. Viking empezó a crujir durante el regreso y ya sabíamos donde saciaríamos su hambre. Había escogido específicamente el hotel Flamsbrygga porque a su lado se encuentra la microcervecería Ægir la cual ofrece degustación de cervezas y platillos originales. Hicimos una excelente elección pues el ambiente del pub, la decoración vikinga, la atención del bartender y sobre todo los sabores de la cerveza y los alimentos fueron el broche de oro para terminar un día maravilloso.

Ægir Brewery

Ægir Brewery

¡ Skål!

¡ Skål!

Un lugar muy acogedor en la cervecería

La chimenea era un lugar muy acogedor en la cervecería

Beer tasting en la Ægir Brewery

Beer tasting en la cervecería Ægir

Interior de Ægir Brewery

Interiores de Ægir Brewery

IMG_0932

Comidas dignas de vikingos hambrientos

Regresamos al hotel y sentimos el frío estremecedor. 4 grados centígrados es demasiado frío para la yucafamily acostumbrada a 40 grados. ¡A dormir se ha dicho!

Continuará…

**Gina

Bergen en días lluviosos. Parte 1. Fish Market y Acuario

Deja un comentario Estándar

En Bergen, Noruega llueve mucho. Mucho. Ha llovido durante todas las ocasiones que hemos visitado esta encantadora ciudad. Bebés, niños y adultos poseen una variedad de atuendos para enfrentar tan miserable clima. La gente positiva dice “no hay clima malo sino ropa inadecuada”. Los más cínicos como mi esposo dicen que eso es bullshit. Todos queremos un sol maravilloso en nuestras vidas. Después de todo, el sol es vida.

Aparte de su clima un tanto deprimente Bergen es maravillosa. Su arquitectura, su ubicación entre siete montañas, la calidez de sus habitantes, su gastronomía, su sistema de transporte altamente eficiente, su amplia gama de diversión y entretenimiento hacen que los visitantes de la segunda ciudad más poblada de Noruega digan “desearía vivir aquí” o por lo menos que el mundo se pareciera más a Noruega.

Bryggen, la imagen clásica de Bergen

Bryggen, la imagen clásica de Bergen

Centro de Bergen

Centro de Bergen

El McDonalds más cute del mundo

El McDonalds más cute del mundo

Recorriendo Bergen el primer día

Recorriendo Bergen el primer día

Nuestros primeros días fueron de adaptación. El primer día únicamente fuimos al centro de la ciudad para recoger nuestros boletos del Norway in a Nutshell (del cual escribiré más adelante) y después visitamos el Fish Market para deleitar nuestras papilas gustativas con alguna delicia del mar. Copito durmió mucho durante este día sin que esto haya afectado su sueño nocturno.

El moderno Fish Market

El moderno Fish Market

Escogiendo manjares

Escogiendo manjares mientras Copito dormía plácidamente.

Salmón ahumado. ¡Mi favorito!

Salmón ahumado. ¡Mi favorito!

Al otro día, Copito visitó una de las atracciones más visitadas de Bergen: el acuario. El primer paso para llegar a nuestro destino fue cruzar el mar de Vagen en el barco M/F Beffen. El cruce cuesta 25 coronas por persona y reduce considerablemente el tiempo de llegada al acuario. Para los niños ofrece una aventura adicional y para los adultos, una vista diferente a la fortaleza y a los barcos en el puerto.

El costo de entrada al Akvariet es realmente caro convertido a cualquier moneda extranjera. Cuesta 250 coronas noruegas para los adultos (500 MXN) y 150 coronas para niños a partir de los tres años. Los visitantes tienen que recordar que en Noruega los salarios son altos al igual que sus impuestos con los cuales se costean las escuelas y hospitales públicos así como su sistema de pensiones.

IMG_0243

Cruzando en el barquito hacia el acuario

IMG_0244

El barquito alejándose

P1050059

Akvariet i Bergen

Disfrutamos el show de los leones marinos a las 12:00 y luego proseguimos a admirar las múltiples especies marinas. Copito corrió, jugó con los niños, se subió a Elias (un personaje famoso en Escandinavia) y quiso adoptar a uno que otro lince y oso disecado. Fue un tiempo familiar muy divertido y las persecuciones a Copo nos abrieron el apetito y la sed. Era hora del lunch.

Continuará…

IMG_0270

Acuario de Bergen

Nemos

Nemos

Admirando la vida marina

Admirando la vida marina

Apapachando un lince

Apapachando un lince

Jugando en Elias

Jugando en Elias

Pecera interactiva

Pecera interactiva

Admirando a sus amigos pingüinos

Admirando a sus amigos pingüinos

Show de los leones marinos

Show de los leones marinos

Show de los leones marinos

Show de los leones marinos

Mamíferos polares

“Nos vemos luego amigos polares”

**Gina

Volando con un niño pequeño

Deja un comentario Estándar

Sujeto: Copito

Aliados: Mr. Viking y Gina

Enemigo a vencer: Aburrimiento de un niño de dos años

Armas: iPad mini, crayolas, libros para colorear, entretenimiento a bordo, botanas saludables y no tan saludables, autoasiento en algunos vuelos.

Número de vuelos: 9 en total: 3 de ida a Bergen, Noruega; 3 a Copenhague, Dinamarca, 3 de regreso a Mérida, México.

Aerolíneas: Aeromexico, KLM, Scandinavian Airlines.

Plan de acción listo, ¡estábamos listos para nuestro viaje!

No me puedo quejar de nuestro viaje de ida. Llevar el autoasiento para la comodidad de Copito fue la mejor elección para un vuelo nocturno. Nunca protestó, se durmió sin ningún problema y sus papás pudieron cerrar sus ojos unas cuantas horas durante el vuelo Ciudad de México-Amsterdam. Conseguimos a través de una tienda online el autoasiento Cosco Scenera cuyas medidas son adecuadas para su correcta colocación entre los descansabrazos del asiento del avión (KLM pedía que fuese menor a 45cm de ancho y un autoasiento de uso común mide 52cm).

Autoasiento en la carreola Chicco Liteway

Autoasiento montado en la carreola Chicco Liteway

Mr. Viking fue el encargado de colocar el autoasiento tanto en la carreola como en el avión y aunque nos tardábamos más de lo acostumbrado en estar listos, tener a un hijo tranquilo, seguro y feliz era nuestra mejor recompensa.

Gran espacio entre las piernas en Aeromexico plus

Gran espacio entre las piernas en Aeromexico plus

Espacio entre piernas en clase turista de KLM

Espacio entre piernas en clase turista de KLM

Un niño dormido es una bendición para toda la tripulación y los pasajeros de un avión

Un niño dormido es una bendición para toda la tripulación y los pasajeros de un avión

En los vuelos cortos a Copenhague no llevamos el autoasiento y únicamente lo distraíamos con el iPad. Afortunadamente todos los vuelos ahora permiten el uso de aparatos electrónicos pequeños durante el despegue y durante el aterrizaje lo cual por fin nos permitió abordar todos juntos al avión sin miedo a que el aburrimiento hiciera de las suyas.

Copito en un vuelo de corta duración

Copito en un vuelo de corta duración. Viendo Curious George como siempre.

En los aeropuertos encontramos varios playgrounds los cuales Copito disfrutó. En el Aeropuerto de la Ciudad de México tuvimos acceso a un lounge de cierta tarjeta de crédito el cual contaba con área de juegos. Desearía que construyeran uno  así en las áreas comunes y que este beneficio no sea únicamente para los tarjetahabientes. En Ámsterdam el area de juegos estaba en remodelación pero las áreas verdes le sirvieron a Copito para el mismo propósito. En Bergen había una resbaladilla solitaria que fue más que suficiente para entretenerlo antes de abordar a nuestro vuelo a Dinamarca. Ahora sí, la estrella de los aeropuertos kid-friendly la tiene el aeropuerto de Copenhague. Apenas aterrizamos nos dimos cuenta que estábamos en la tierra de los Legos. Legos por aquí, Legos por allá. Copo estaba feliz de jugar con sus adorados Legos mientras su padre recogía nuestro equipaje.

Area al aire libre del aeropuerto de Amsterdam

Area al aire libre del aeropuerto de Amsterdam

Jugando en el aeropuerto de Amsterdam

Jugando en el aeropuerto de Amsterdam

Slide en aeropuerto de Bergen, Noruega

Slide en aeropuerto de Bergen, Noruega

"¡Ya quiero volar1"

“¡Ya quiero volar!”

Legos en el aeropuerto de Copenhague

Legos en el aeropuerto de Copenhague

Más Legos

Más Legos. Esto es el paraiso.

Carreolas prestadas en el Aeropuerto de Copenhague

Carreolas prestadas en el Aeropuerto de Copenhague

Nuestros vuelos de regreso a Mérida fueron un poco accidentados. Decidimos no llevar autoasiento. Mala idea. Vuelo diurno de 11 horas y el niño más travieso de su edad no son buena combinación. Afortunadamente nuestros rezos a Steve Jobs fueron escuchados y Copito disfrutó casi seis horas de películas de Curious George y Mickey Mouse Club House en el iPad hasta que ya fue hora de dormir. Utilizar el iPad para distraerlo nos hace sentir muy culpables pero en este tipo de casos extremos fue una bendición.

Por un error de KLM, nuestros números de boleto no aparecían en la reservación y tuvimos grandes problemas en el aeropuerto de la Ciudad de México. Gracias a la intervención de un supervisor de Aeromexico, quien llamó a KLM y resolvió el problema, pudimos llegar a casa sanos y salvos.

Lecciones aprendidas fueron muchas:

1. Jamas volver a tomar un vuelo diurno de larga duración con Copito a esta edad.

2. El autoasiento en un vuelo largo es tu mejor amigo si tu hijo está acostumbrado a él.

3. Llamar a KLM para reservar la comida infantil no funciona o al menos no en México.

4. Steve Jobs te amamos. ¿Cuándo te canonizan?

**Gina

¡Feliz cumpleaños Copito!

Deja un comentario Estándar

¡Copito cumplió 2! y lo celebró con sus mejores amiguitos y su personaje favorito: POCOYO. Aquel gusanito de 3.100 kilos ahora es un fuerte niño a quien comparamos con un torbellino.

Ese día, su pequeño rostro no hizo más que demostrar lo feliz que es jugando y corriendo por doquier. Corrió, corrió, corrió… lo que mejor sabe hacer. Sopló su pastel miles de veces, como pidiendo miles de deseos. ¿Acaso pedía más juguetes de Pocoyó o quizás algo más simple como unas ricas papas Pringles?. También le  pegó a su piñata aunque con cierto recelo al percatarse del tamaño de ese Pocoyó (“Too big for me, mamma”).

La mesa de dulces

La mesa de dulces

Un Pocoyó enorme

Un Pocoyó enorme

¡Feliz cumpleaños Copito!

¡Feliz cumpleaños Copito!

Familia junta por Copito

Familia junta por Copito

Soplando pastel y pidiendo deseos

Soplando pastel y pidiendo deseos

Hubo pastel, toda clase de golosinas y un platillo netamente fiestero yucateco: tamalitos, espaguetti, arrolladitos y sandwichitos de queso encargados especialmente a Achiote Banquetes. Como diría uno de mis mejores amigos, no es fiesta infantil si no te dan un arrolladito manchado de salsa de espagueti y merengue de pastel. En nuestro caso, sin embargo, el pastel fue ofrecido después, rompiendo así la tradición de los sabores mal mezclados.

Los deliciosos cake pops de Nutella y galletas caseras fueron hechos por mi amiga de la secundaria Rosa Monzon de Los Pastelitos de Manina Rosy cuyo talento en la repostería fue puesto en evidencia cuando sus postres volaron de la mesa principal. Sin duda Copito estuvo rodeado de mucho amor, buena vibra y risas ese día. ¡Qué así sea toda su vida!

**Gina

Abriendo regalos

Abriendo regalos

Escapada arqueológica. Episodio 2. Chichen Itzá, Maravilla del Mundo.

Deja un comentario Estándar
Imponente.
Monumental.
Majestuoso.
Así es el sitio arqueológico de Chichen Itzá. Patrimonio del Mundo, según la UNESCO y una de las 7 nuevas Maravillas del Mundo según los votantes de una encuesta llevada a cabo en el 2007.
Todos los yucatecos hemos ido por lo menos una vez a Chichén (como le decimos para abreviar). Ya sea en una excursión escolar, con la familia, o llevando a nuestros amigos foráneos, los yucatecos estamos acostumbrados a admirar el Arte Maya monumental desde pequeños. Los más suertudos hemos visto bajar a Kukulkan, la serpiente emplumada, durante algún equinoccio y haber tenido la oportunidad de subir los escalones del Castillo cuando aún era posible. Sí, así de oldie soy.
La noche anterior a nuestra visita pagamos nuestras entradas al manager del hotel, quien enviaría a las 8:00am a un empleado para comprar las entradas en las taquillas.
Ese día nos levantamos temprano, nos cargamos de energía con un rico desayuno y esperamos nuestras entradas. La espera no fue tan corta como hubiese querido. Alrededor de las 8:40am el joven empleado apareció y nos guió a través de los jardines del hotel para mostrarnos la entrada privada al sitio arqueológico.
Mr. Viking colocó a Copito en su back-pack especial para trekking y entramos.
Estar en Chichén Itzá sin las hordas de turistas provenientes de Cancún y la Riviera Maya es toda una delicia. Salvo un pequeño grupo con guía de turistas, Chichén era todo nuestro. Por ahora.
DSC_0160-resized
DSC_0162-resized
DSC_0164-resized
DSC_0170-resized
Chichen itzá
Eran las 9:00am cuando llegamos al Castillo y ya sudábamos como cochinos. Dejamos correr a Copito un rato en la explanada central mientras admirábamos la obra arquitectónica. Después de descansar un rato, tomarse unas cuantas fotos y escuchar los aplausos con los cuales los guías demuestran el eco de la gran plataforma decidimos seguir nuestro recorrido.
 
DSC_0188-resized
P1040346-resized
P1040344-resized
Visitamos el Gran Juego de Pelota, el Cenote Sagrado y su saché tapizado, ya para esa hora, de decenas de vendedores de baratijas. Cuando estábamos por continuar hacia el Templo de las mil Columnas, Mr. Viking pidió un merecido descanso. Fuimos por algo más refrescante al parador turístico. Como cualquier lugar turístico, todo mil veces más caro que lo normal. Un smoothie de fresa, $75. Hot Cakes para Copito, $110. Que aún no sea hora de vender cerveza en Yucatán… no tiene maaaaaa….! Oh, well, agua será.
Entramos de vuelta al sitio y exploramos los demás edificios importantes. El Mercado, El Osario, La Casa del Venado, el Caracol, Monjas y Akab Dzib ya en camino a nuestro hotel. Eran como las 12:00pm cuando regresamos con un Copito EXHAUSTO. Jamás lo había visto dormir en su back-pack y sobre todo, sentado. El calor y el vaivén de ser cargado de esa manera fue una combinación somnífera. Creo que esperaré a que lleguen los meses más templados en Yucatán (diciembre-febrero) para volver a visitar un sitio arqueológico de ese tamaño.
DSC_0231-resized
DSC_0237-resized
 DSC_0243-resized
DSC_0250-resized
Después de atacar el mini-bar de nuestra habitación nos dirigimos a la piscina. Ahora sí, Copito hizo lo que mejor sabe hacer: jugar.
**Gina