El Waterland holandés: Volendam

Deja un comentario Estándar

El día anterior, antes de empezar nuestro paseo por los canales, habíamos reservado un tour hacia los molinos de viento de Zaanse Schans, el pueblo pescador de Volendam, y el pueblo de Edam, famoso por supuesto por el delicioso queso que ahí producen. La compañía operadora fue Grayline y aunque no somos adeptos a seguir un itinerario junto con otras 30 personas, tuvimos una buena experiencia con las dos magníficas mujeres encargadas del tour.

Nos habían citado a las 9:00 am, enfrente del Hotel Victoria, cerca de la estación central y esperamos ahí más de 15 minutos junto con una veintena de personas que nos acompañarían esa mañana. Al parecer, faltaba una familia de España quienes después me contaron habían puesto incorrectamente la dirección del hotel en su GPS. Justo cuando la conductora del autobús había arrancado y se disponía a dejar el lugar, la familia apareció corriendo al otro lado de la calle. Justo a tiempo y salvados por el semáforo.

En nuestro autobús, muy estrecho por cierto, había gente de muchas nacionalidades. Había gente de los mismos Países Bajos, gente de habla inglesa y por supuesto, gente de Latinoamérica y España. Había gente joven, adultos mayores y hasta un señor con discapacidad motriz quien le siguió el paso a todos los del grupo sin ningún problema. Sin duda, un gran viajero que sabe que cuando uno quiere, puede.

Les mentiría, queridos lectores, si les dijera que presté mucha atención a las explicaciones de nuestra guía. No fue porque fueran aburridas ni largas sino más bien me resultaba algo incómodo escuchar por mucho tiempo junto con muchas personas a mi alrededor. Sentía muchas ganas de alejarme del grupo y tomar fotos aunque de esta manera, ya no lograba escuchar a la guía. Seré pues, breve en mis explicaciones sobre estos pueblos y excesiva en las fotos que espero le hagan honor a tanta preciosidad.

Nuestra primera parada fue el antiguo pueblo pescador de Volendam, a unos 20 minutos de la capital. Era la segunda vez que visitaba este pueblo tan adorable, lleno de casitas pintorescas y que según la guía, tenían precios exhorbitantes debido al boom turístico de la ciudad y a su fuerte industria pesquera. La primera vez que visité Volendam fue en octubre de 2005 y recuerdo que me congelaba cada vez que el viento helado soplaba en el puerto. Esta vez, se trataba de una mañana de junio y el clima era templado y muy favorecedor para la caminata. Tampoco había mucha gente, pues los comercios apenas abrían sus puertas cuando llegamos a esas horas de la mañana y salvo otros dos autobuses de turistas chinos, éramos los únicos que paseaban por el De Dijk y el Het Doolhof, las calles históricas del pueblo. La guía nos advirtió que de haber invertido el itinerario (primero los molinos, de último Volendam) nos hubiésemos encontrado con ríos de gente inundando las calles de la pequeña población y no hubiésemos disfrutado de la misma tranquilidad.

Volendam, con su pacífica vista al lago IJsselmeer y sus auténticas casas holandesas, atrajo a numerosos pintores, entre ellos Picasso y Renoir, quienes pasaron largas temporadas en el puerto. Para muestra de su belleza, basta un botón:

dsc_0166

Museo Volendam

dsc_0167

Todos escuchando a la guía

dsc_0172

Bellas y carísimas casas holandesas

dsc_0177

¿Alguien tiene hambre?

dsc_0181

Entre canales y diques en Volendam

dsc_0183

Divertido de ver cosas nuevas

dsc_0184

Todo era paz a esas horas de la mañana

dsc_0187

En la calle principal

dsc_0199

No había muchos turistas

dsc_0203

Podías encontrar tiendas de todo tipo

dsc_0208

El puerto se construyó en lo alto para no sufrir inundaciones

dsc_0209

Veo la de México pero no la de Noruega

dsc_0211

El lindo puerto de Volendam

dsc_0215

Mami, ¿está fría el agua?

dsc_0217

Las calles eran solo para nosotros

dsc_0222

¿Cómo no habría de inspirar a los grandes pintores?

Continuará..

**Gina

Norway in a Nutshell: Una breve explicación

Deja un comentario Estándar

Tan solo de recordar los dos días del “Norway in Nutshell” se me hace un nudito mi corazón. Esos dos días fueron la estrella de las tres semanas. No hay palabras ni fotografías suficientes que puedan plasmar la belleza de los paisajes recorridos ni de las tantas alegrías vividas en esas cuantas horas.

Pero primero déjenme explicar qué es Norway in a Nutshell.

Cuando uno google “Norway” aparecen muchos sitios altamente recomendables para empezar a planear un viaje a este país nórdico. Empiezas a formarte una idea de que en Noruega encontrarás ciudades pintorescas, auroras boreales, sol de medianoche, cosas relacionadas con los vikingos, etc. y FIORDOS. Después de todo, no has ido a Noruega si no visitaste un fiordo.

La palabra “fiordo” proviene de las antiguas lenguas nórdicas y designaba a las estrechas entradas de mar que se utilizaban en la navegación. Aparte de Noruega, hay fiordos en Islandia, Groenlandia, Alaska, Nueva Zelanda, entre otros.

¿Cómo visitar un fiordo en Noruega?. Puedes rentar un automóvil y tendrás la libertad de explorar a tu propio ritmo todo lo que el país te ofrece. Durante mi primera visita a Noruega lo hicimos de esta manera y Mr. Viking me enseñó el fiordo de Geiranger (Geirangerfjord), Alesund, Oslo y sus alrededores, Odda y el glaciar de Buer. Fue una semana fantástica que recomendaría a todo aquel que tenga tiempo y dinero para ello.

Sin embargo hay visitantes que no tienen tanto tiempo para estar en el país. Por ejemplo, los congresistas, estudiantes, profesores invitados, mochileros, etc. que también quieren conocer Noruega y sus bellos paisajes y retornar a casa con unos recuerdos que sus nietos escucharán miles de veces.

A todos ellos les recomendaría hacer el Norway in a Nutshell, que no es más que una serie de viajes en tren, autobús y barco SIN explicación alguna más que la brindada en el folleto que acompañan los boletos. Es decir, la agencia que vende Norway in a Nutshell facilita al turista la compra de los boletos que en otro caso tendría que comprar de manera separada.

Si se compran los boletos de manera independiente el visitante puede encontrar precios un poco más baratos debido a que los trenes regionales ofrecen un numero limitado de asientos con descuento (mini-pris). En nuestro caso, preferimos comprar el paquete completo desde la página oficial (www.norwaynutshell.com) lo cual nos permitió personalizar nuestro viaje agregando una noche en Flam.

Una advertencia a los viajeros: los boletos comprados con anticipación no son reembolsables así que es mejor esperar un pronóstico de tiempo más o menos confiable antes de hacer la reservación, o bien, comprar los boletos durante su estancia en Bergen u Oslo. Afortunadamente para nosotros, Odin y los demás dioses nórdicos nos bendijeron con un clima perfecto en el mes más lluvioso del año.

Nuestro “tour” (lo pongo entre comillas porque al menos en mi país visualizamos un tour con un guía dando miles de explicaciones) fue el siguiente:

1. Tren local Bergen a Voss (1 hora). Escala de 5 minutos en Voss.

2. Autobus Voss a Gudvangen (1 hora). Escala de 40 minutos en Gudvangen.

3. Ferry Gudvangen a Flam (2 horas). Pernocta en Flam en el hotel Flamsbrygga.

Al día siguiente:

4. Tren local Flam a Mydal (1 hora). Escala de 20 minutos.

5. Tren regional Myrdal a Bergen (2 horas). Fin del Norway in a Nutshell.

Mapa del tour Norway in a Nutshell

Mapa del tour Norway in a Nutshell

Como verán, nuestro tour empezó y terminó en Bergen pero se puede empezar tanto en Bergen como en Oslo y terminar en cualquiera de las dos ciudades, es decir, que la ruta puede ser Bergen-Oslo, Oslo-Bergen o Bergen-Bergen. La mayoría de las personas deciden hacer el tour en un solo día. Empiezan desde Oslo o Bergen temprano en la mañana y llegan a su destino entre las 20:00 y 23:00 horas. Nosotros decidimos hacer el tour en dos días debido a que viajábamos con un niño pequeño y porque en realidad no hay tiempo para comer adecuadamente en un tour tan apretado. ¡Mi esposo no perdona una buena cena cuando está viajando!

Dividir el tour en dos días o más es altamente aconsejable pues permite realizar actividades extras en los lugares mencionados (safari en el fiordo, caminatas por los poblados y los bosques, biking etc.), y por supuesto, comer decentemente (factor primordial para un vikingo).

En las siguientes entradas del blog describiré todos los segmentos del tour. Mientras tanto les dejo la foto del recuerdo de Copito dando su aprobación a los boletos.

IMG_0963

**Gina