El Valle Sagrado de los Incas: Chinchero

Deja un comentario Estándar

Dejamos Ollantaytambo, ubicado a una altitud de 2792 metros sobre el nivel del mar y subimos por las montañas hasta llegar al pintoresco pueblo de Chinchero a 3782 m.s.n.m. Ha sido el poblado más alto que hemos visitado hasta el día de hoy y afortunadamente no experimentamos ningún tipo de malestar provocado por la altura.

La carretera que va desde Olly (como le llaman de cariño a Ollantaytambo) a Chinchero (al cual esperamos que no lo abrevien como Chin), tiene unas vistas espectaculares de las montañas y en especial de un pico llamado Salkantay. Esa tarde Salkantay estaba tímidamente cubierto por unas cuantas nubes pero esto no mermó su imponente belleza.

Carretera Ollantaytambo-Chinchero

Carretera Ollantaytambo-Chinchero

Carretera Ollantaytambo-Chinchero

Carretera Ollantaytambo-Chinchero

Camino a Chinchero

Camino a Chinchero

Camino a Chinchero

Camino a Chinchero

Paisajes en el camino a Chinchero

Paisajes en el camino a Chinchero

Llegamos a Chinchero alrededor de las 5:00pm cuando nadie se encontraba ahí. NADIE. Chinchero era solo nuestro. Caminamos por sus empinadas calles hasta llegar a la entrada del sitio arqueológico en cuya cima, al igual que Koricancha en Cusco, fue construida una iglesia. La entrada a ella también está incluida en el Boleto Turístico y fue una delicia para nuestros ojos. Su techo y paredes están bellamente decoradas con pinturas y por esta razón no estaban permitidas las fotos en su interior (incluso sin flash).

Iglesia de Chinchero

Iglesia de Chinchero

Artesanas en Chinchero

Artesanas en Chinchero

Iglesia en Chinchero, una pequeña capilla sixtina peruana

Iglesia en Chinchero, una pequeña capilla sixtina peruana

Callecita en Chinchero

Callecita en Chinchero

Típica calle de Chinchero

Típica calle de Chinchero

Un gato disfrutando la tarde en Chinchero

Un gato disfrutando la tarde en Chinchero

Disfrutando de un descanso en Chinchero

Disfrutando de un descanso en Chinchero

There comes the rain

Here comes the rain

Chinchero significa “ciudad de los arcoíris” pues se creía que era el lugar mítico en donde nacían. Es por ello que fue un lugar predilecto para la realeza inca a quienes seguramente les gustaba la belleza que rodeaba este lugar. En el sitio se pueden apreciar los perfectos muros de las edificaciones antiguas así como las omnipresentes terrazas de cultivo.

Perfección en Chinchero

Perfección en Chinchero

Sitio arqueológico de Chinchero

Sitio arqueológico de Chinchero

Sitio arqueológico de Chinchero

Terrazas en el sitio arqueológico de Chinchero

Chinchero

Chinchero: mezcla del pasado inca y español

Sitio arqueológico de Chinchero

Sitio arqueológico de Chinchero

Iglesia de Chinchero construida sobre los cimientos del antiguo asentamiento inca

Iglesia de Chinchero construida sobre los cimientos del antiguo asentamiento inca

Chinchero marcaba el final de nuestro recorrido por el Valle Sagrado. Había sido un día maravilloso lleno de nuevas enseñanzas, de aquellos que tanto me gusta recordar. Mis tripas empezaron a rugir y por sugerencia de Redi comí un muy económico choclo con queso, el cual calmó mi hambre hasta Cusco. El choclo es un maíz típico del Perú de grandes proporciones. Su sabor me pareció bastante parecido al maíz de Yucatán pero sus granos eran evidentemente mucho mayores y apetitosos. Me imaginé como le gustaría a mis paisanos yucatecos probar un choclo pero con chile y crema, al estilo esquite.

Choclo con queso

Choclo con queso

Llegamos a Cusco alrededor de las 6:30pm listos para la cena, unos cuantos pisco sours y un buen descanso. Finalmente los merecíamos ¿no?.

**Gina

El Valle Sagrado de los Incas: Ollantaytambo

Deja un comentario Estándar

Partimos a Ollantaytambo después de haber almorzado como reyes en Urubamba. El sol brillaba en todo su esplendor pero el viento se mantenía suficientemente fresco para seguir subiendo las interminables escaleras de los sitios incas sin que nos agotáramos.

Hicimos una breve parada en la carretera a Ollantaytambo justo enfrente de la estación Pachar en donde se aborda el tren hacia Machu Picchu en temporada de lluvias. Redi nos señaló también unas cabinas ubicadas en los lados del cerro a las cuales únicamente se pueden acceder escalando. La recompensa para dichos escaladores es despertar con una de las postales más hermosas del Cusco.

Estación temporal Pachar

Estación temporal Pachar

Estación temporal de Pachar

Estación temporal de Pachar

Estación de Pachar

Estación de Pachar

Cabinas para los escaladores

Cabinas para los escaladores

Llegamos a Ollantaytambo alrededor de las 3:00pm. Sus callecitas de piedra y sus casas y comercios bellamente adornados con flores le daban un aire muy acogedor y fotogénico al visitante. Fue la primera vez que vi algo de tráfico en un poblado pero éste era provocado por los grandes autobuses turísticos que también estaban llegando a Olly. Redi nos dejó en las puertas del sitio arqueológico y se dirigió a la plaza donde podía aparcar y esperarnos.

La tranquilidad del la Plaza Principal de Ollantaytambo

La tranquilidad del la Plaza de Armas de Ollantaytambo

Plaza principal de Ollantaytambo

Plaza de Armas de Ollantaytambo

Balcones curiosos en Ollantaytambo

Balcones curiosos en Ollantaytambo

En Ollantaytambo pueblo

En Ollantaytambo pueblo

Ollantaytambo fue construido en los tiempos del emperador Pachacuti como centro ceremonial. Durante la conquista española Ollantaytambo fue la fortaleza de  Manco Inca Yupanqui, líder de la resistencia inca. Similar a Pisac, este sitio posee bellas terrazas de cultivo y unos almacenes en lo alto de la montaña, en donde el aire es lo suficientemente frío para evitar la descomposición de los granos.

Subimos, subimos y subimos hasta la cima del sitio en donde se encontraba el Templo del Sol, un edificio que jamás fue completado por los incas y cuyos monolitos son realmente magníficos. Apreciamos desde lo alto los diferentes cultivos que los actuales pobladores siembran otro lado de la montaña y los varios autobuses llenos de turistas que empezaban a arribar a esa hora. Cuando ya era tiempo de partir hubo un congestionamiento de gente en las únicas escaleras para bajar y subir a la cima pero afortunadamente nosotros ya nos dirigíamos hacia nuestra última parada: Chinchero.

Sitio arqueológico de Ollantaytambo

Sitio arqueológico de Ollantaytambo

Subiendo en Ollantaytambo

Subiendo en Ollantaytambo

¡Más escalones!

¡Más escalones!

El gran tamaño de las grandes piedras de construcción

El gran tamaño de las grandes piedras de construcción

Ollantaytambo desde el Templo del Sol

Ollantaytambo desde el Templo del Sol

Ollantaytambo, ciudad cuidada por las montañas

Ollantaytambo, ciudad protegida por las montañas

Las grandes piedras en el Templo del Sol

Los monolitos en el Templo del Sol

Dos sombras... ¿de quiénes será?

Dos sombras… ¿de quiénes serán?

Los monolitos en el Templo del Sol

Los monolitos en el Templo del Sol

Ollantaytambo

Grandes terrazas en Ollantaytambo

Ollantaytambo

Ollantaytambo

Puerta de Ollantaytambo

Entrada inca de Ollantaytambo

Puerta en el Templo del Sol

Casas de almacenamiento en Ollantaytambo

Casas de almacenamiento en Ollantaytambo

Paisaje detrás del sitio arqueológico de Ollantaytambo

Paisaje detrás del sitio arqueológico de Ollantaytambo

Continuará….

**Gina

El Valle Sagrado de los Incas: Pisac

Deja un comentario Estándar
El Valle Sagrado en todo su esplendor

El Valle Sagrado en todo su esplendor

Pisac

Esto fue lo que nuestros ojos observaron durante una parada en un mirador cerca de Pisac (o Pisaq). Ahi se observa el Rio Vilcanota (o Urubamba) al cual observaríamos en toda su fuerza en Machu Picchu pueblo.

El Valle Sagrado se encuentra en el corazón de lo que fue el Imperio Inca. Ahí se encuentran numerosos asentamientos los cuales aprovecharon la riqueza natural de la zona así como su geografía y clima altamente favorables para la agricultura.

Las terrazas desde la carretera

Las terrazas agrícolas desde la carretera

La visita al Valle Sagrado es casi obligatoria cuando uno está en el Perú. Es ahí donde los viajeros pueden darse cuenta de la grandeza de la cultura quechua pasada y actual y maravillarse con los impresionantes paisajes en donde se mezclan perfectamente la naturaleza y la arquitectura.

El Valle Sagrado se encuentra a una hora de Cusco y TODAS las agencias de viajes ofrecen diariamente un tour por las principales ciudades de la región. Su precio, según lo que pude averiguar, oscila entre 20-30 dólares por persona y no incluye los boletos de entrada al sitio ni la comida. Como ya había explicado, nosotros decidimos hacer un tour privado, el cual no nos costó considerablemente más que un tour grupal. Deseábamos la libertad de poder estar cuanto tiempo queríamos en los lugares y poder elegir qué visitar. Mi sugerencia a todo aquel que visita el Valle Sagrado en un tour grupal es preguntar ala agencia cuánto tiempo se le dedica a cada lugar y decidir si este tiempo es suficiente según sus preferencias. Escuchamos historias de tours que no visitan el asombroso sitio arqueológico de Pisac por favorecer la visita a su mercado (obviamente porque los tours reciben comisión por cada compra de su grupo).

En la entrada de Pisac, adquirimos un Boleto Turistico de Cusco, el cual incluye la entrada a los principales sitios arqueológicos y museos de la región. Fue una muy buena inversión pues en dos días visitaríamos nueve sitios arqueológicos incluidos en el Boleto. El Boleto es válido para 10 días por lo que imagino que es aún mejor inversión para los visitantes que tienen más tiempo en Perú.

Entrada al sitio arqueológico de Pisaq

Entrada al sitio arqueológico de Pisaq

DSCN0115

Puerta Inca

Puerta Inca

¿Escaleras al cielo?

¿Escaleras al cielo?

Terrazas para agricultura

Terrazas para agricultura

Parte de las estructuras en Pisaq

Parte de las estructuras en Pisaq

Siga el camino café

Tunel

Túnel de KallaQasa

Camino al sitio arqueológico

Camino al sitio arqueológico desde lo alto de la montaña

Terrazas de agricultura

Andenes de agricultura

Fish eye en la puerta inca

Fish-eye en la puerta Inca

Subiendo la montaña

Hello!

Hello!

Creyéndome Lara Croft

Creyéndome Lara Croft

Pensando nuevamente en mi siguiente Cusqueña

Pensando nuevamente en mi siguiente Cusqueña

Algunas estructuras de Pisaq

Algunas estructuras de Pisac

El sitio arqueológico desde el mirador

El sitio arqueológico desde el camino al grupo arquitectónico de KallaQasa

El parque arqueológico de Pisac esta dominado por grandes terrazas de distintas formas y tamaños. Estas terrazas, denominados andenes, son fácilmente distinguibles desde el camino principal que va a Pisac pueblo y representan la forma en la que los antiguos pobladores mejoraron la agricultura en los terrenos difíciles. Los andenes permitían aprovechar mejor el agua y evitar la erosión de las laderas y servían para la siembra del maíz y otros cultivos. Los pobladores actuales siguen utilizando esta técnica como lo pudimos atestiguar en muchas de las haciendas que pasamos en la carretera.

Al llegar al sitio vimos como los grupos de turistas se dirigían al grupo arquitectónico llamado Intiwatana por lo que decidimos ir por donde nadie iba. Caminamos pequeños caminos con barrancos a un lado, una escalera que ofrecía vistas maravillosas, y un pequeño túnel en donde no caben personas con sobrepeso hasta que finalmente llegamos a  un grupo arquitectónico ubicado en la cima de la montaña (KallaQasa). Desde ahí se podía ver lo mucho que habíamos recorrido desde la entrada y tomé un largo suspiro al pensar que tendría que hacer todo lo mismo de vuelta.

Era hora de bajar a la ciudad de Pisac y visitar brevemente su mercado. Ahí pudimos encontrar algunos recuerdos para la abuela Clos e instrumentos musicales para el pequeño Copo de Nieve. El mercado es bastante grande y ahí se pueden adquirir un sinfín de artesanías de madera, piedra, tejidos de alpaca, camisetas y los típicos souvenirs que encantan a los turistas: magnetos, llaveros, libretas, billeteras y demás. También se puede comprar joyería en plata y los precios me parecieron más económicos que en Cusco incluso antes del regateo.

Partimos alrededor de la 1:30pm hacia Urubamba, ciudad en la que únicamente nos paramos a comer. Redi nos sugirió un restaurante con comida buffet por 45 soles y nos pareció un precio muy decente para la variedad de alimentos. Un grupo de música peruana amenizó el almuerzo y pudimos refrescarnos y cargarnos de energía para la segunda mitad del paseo.

Continuará…

**Gina

Aprendiendo sobre la fauna andina: Santuario Animal Ccochahuasi y Proyecto Awanakancha

Deja un comentario Estándar

Al día siguiente estábamos listos para nuestra siguiente aventura. El buen Redi, nuestro chofer, nos pasó a recoger a la hora acordada para llevarnos a conocer el Valle Sagrado de los Incas. Sería un largo día de paseo que finalizaría alrededor de las 6:30pm.

Tomamos el camino hacia Pisac, no sin antes pasar por las famosas cuatro “ruinas” de Cusco las cuales visitaríamos al día siguiente. Los paisajes en el camino me hacían decir uno que otro “WOW” al ver cómo nos alejábamos de la mancha urbana de Cusco y nos adentrábamos al fértil Valle Sagrado.

Nuestra primera parada fue el mirador de Ccorao “puerta al Valle Sagrado de los Incas” (como se leía en el letrero). Ahí se extendía ante nosotros un paisaje muy verde, lleno de cultivos y también de techos de adobe. Redi nos explicó brevemente sobre la agricultura del Perú y los diferentes granos, tubérculos y frutos que los habitantes siembran en las terrazas y los campos.

Mirador de Ccorao

Mirador de Ccorao

Ccorao

Ccorao

Una vez terminada nuestra sesión de fotos y la plática, subimos nuevamente al automóvil y Redi nos preguntó si queríamos conocer un santuario de animales. Por supuesto, los niños que aún viven dentro de nosotros respondieron rápidamente que sí y nos dirigimos al Ccochahuasi, un santuario ubicado entre Cusco y Pisaq.

Ccochahuasi es una organización privada dedicada a rescatar y cuidar animales que han sufrido maltrato de cazadores o gente que comercializa animales exóticos. Entre sus animalitos están pumas, vicuñas, llamas, alpacas, tortugas, un precioso ejemplar de perro sin pelo peruano y por supuesto, los cóndor, las estrellas del cielo andino. Tuvimos la oportunidad de observar el famoso vuelo del cóndor sobre nuestras cabezas, una de las experiencias más memorables de este viaje. También aprendimos sobre las plantas e insectos que los habitantes utilizan para teñir los hilos de alpaca (cochinilla, añil, chilca, etc.) y sobre la técnica de tejido.

La donación es voluntaria y también se puede ayudar al refugio comprando alguna artesanía en la tienda ubicada al final del recorrido. Ahí compramos un pequeño telar con la trilogía inca (serpiente, puma y cóndor) que ya adorna nuestra casa en Yucatán.

Cchocahuasi

Santuario Animal Cchocahuasi

Santuario animal Ccochahuasi

Santuario animal Ccochahuasi

Aprendimos mucho sobre llamas, alpacas y vicuñas

Aprendimos mucho sobre llamas, alpacas y vicuñas

Una llama muy coqueta

Una llama muy coqueta

Disfrutamos admirando a los animales sudamericanos

Disfrutamos admirando a los animales sudamericanos

Un perro sin pelo del Peru (familiar del Xoloitzcuintle mexicano)

Un perro sin pelo del Peru (familiar del Xoloitzcuintle mexicano)

Me parece ver un lindo gatito

Me parece ver un lindo gatito

Roar! un Puma

¡Roar! un Puma

Una muestra del proceso de teñido de textiles

Una muestra del proceso de teñido de textiles

Teñido de los textiles

Teñido de los textiles

Una gran variedad de colores

Una gran variedad de colores

Una dama enseñándonos cómo tejer

Una artesana enseñándonos cómo tejer

La coquetona

Las coquetonas

El vuelo del cóndor

El vuelo del cóndor

Redi ya nos esperaba a la salida para llevarnos a Awanakancha, un lugar que busca difundir el proceso textil del Perú desde el criadero de los camélidos sudamericanos hasta la venta de los productos. El recorrido tampoco tiene costo alguno y se sostiene de las donaciones del público que lo visita. Antes de empezar, nos guiaron por el pequeño museo en donde se visualiza la evolución de los camélidos sudamericanos y la estrecha relación que éstos han tenido con las culturas de la región.

Al salir del museo, las peludas alpacas, las tradicionales llamas, los guanacos y las pequeñas vicuñas ya estaban listas posando para las fotos. Afortunadamente, ningún espécimen mostró signos de querer escupirnos (lo que hacen cuando se sienten acosadas o molestas) y pudimos acariciarlas y alimentarlas el tiempo que quisimos.

Awanakancha

Awanakancha

Explicación del proyecto Awanakancha

Explicación del proyecto Awanakancha

Un breve y divertido recorrido por Awankancha

Un breve y divertido recorrido por Awankancha

¿Distingues qué es?

¿Distingues qué es?

Aquí les dejo la página de estos dos interesantes lugares que pueden ser fácilmente visitados durante un recorrido por el Valle Sagrado.

Santuario Animal Ccochahuasi: http://santuariocochahuasi.com

Proyecto Awanakancha: http://www.awanakancha.com

Era hora de partir hacia el sitio arqueológico de Pisaq, en medio del Valle Sagrado.

Continuara…

**Gina

En las tierras del Cóndor

Deja un comentario Estándar

Una semana no es suficiente para conocer este hermoso país pero era el tiempo que nosotros disponíamos para ello. Antes de nuestra partida mi corazón se acongojaba solo de pensar que Copito no nos acompañaría, aunque una vez en Perú confirmé que los sitios arqueológicos incas y la bellísima ciudad de Cusco no son lugares para un pequeño huracán.

En una semana visitamos muchos lugares IMPRESIONANTES, incluyendo por supuesto Machu Picchu, lugar en donde eché una tímida lagrimita al ver cumplido otro de mis sueños. Le agradecí mucho a la vida poder estar ahí y admirar una de las obras arquitectónicas más emblemáticas del mundo junto a una de las personas que más amo.

¡Por fin Machu Picchu!

¡Por fin Machu Picchu!

Mr. Viking y yo planeamos, más o menos, lo que haríamos cada día debido a que deseamos exprimir nuestro tiempo en la región de Cusco y sus alrededores. Contratamos en línea, los servicios de transporte privado de Cusco Transport, lo cual nos permitió tener más flexibilidad durante las visitas a los sitios arqueológicos. Nosotros decidimos a qué hora nos pasarían a recoger al hotel, cuánto tiempo pasaríamos en cada sitio arqueológico y si necesitábamos o no un guía de turistas. Esta misma compañía fue la encargada de darnos la bienvenida en el aeropuerto de Cusco y llevarnos a nuestro hotel después de muchas horas de viaje desde Mérida. Una ventaja de haber contratado transportación privada vs un tour grupal fue que siempre llegábamos antes de que las hordas de turistas llegaran en sus enormes autobuses. De esta manera teníamos momentos de paz y soledad en estos bellos lugares.

El Toyota Yaris en el que visitamos muchos lugares incluyendo Andahuaylillas (aquí en la foto)

El Toyota Yaris en el que visitamos muchos lugares incluyendo Andahuaylillas (aquí en la foto)

Después de visitar Cusco y sus alrededores tomamos por nuestra cuenta el tren Vista Dome a Machu Picchu. Compramos los boletos directamente desde la página de internet de Peru Rail .  También compramos en línea los boletos de ingreso para el santuario de Machu Picchu en la página http://www.machupicchu.gob.pe lo cual fue un verdadero pain in the ass. Dicho sitio utiliza un sistema arcaico para reservar y pagar con tarjeta de crédito Visa además de exigir llevar el pasaporte y la misma tarjeta de crédito con el cual se efectuó el pago. Por supuesto, al llegar al santuario y disfrutar las hermosas vistas uno se olvida de esas nimiedades en la planeación del viaje.

Mr. Viking en el tren Vista Dome con destino a Machu Picchu pueblo

Mr. Viking en el tren Vista Dome con destino a Machu Picchu pueblo

Nuestra última parada fue la ciudad de Lima, capital del Peru. Teníamos únicamente una tarde y decidimos tomar un tour grupal para visitar el centro histórico. El tour fue previamente reservado en Viator (http://www.viator.com), página que recomiendo ampliamente para viajeros que solo disponen de unas horas en las ciudades y que desean conocer algo a través de las explicaciones de un guía. A través de esta página se contratan los tours más famosos en todas las ciudades principales del mundo a buenos precios y con la comodidad de utilizar la tarjeta de crédito de tu preferencia.

Los hoteles fueron reservados, como siempre, en booking.com aprovechando ofertas y comparando inclusiones y, más que nada, la ubicación de los hoteles.

El hotel escogido en Cusco fue Palacio del Inka, un hotel perfectamente ubicado en frente del antiguo templo inca Koricancha (ahora Santo Domingo) en el centro de la ciudad. El personal del hotel, al igual que TODOS los peruanos con los que platicamos, fue muy amable, amigable y respetuoso (aspectos que en México se está perdiendo, al menos en el área turística). Recuerdo con especial agrado cómo los meseros de su excelente bar contestaban todas mis preguntas acerca de lo que había observado y no le había podido preguntar a Redy. Cada día nos regalaban una muestra de un delicioso chocolate peruano y en el lobby los huéspedes podían beber te de coca para aliviar el mal de altura. En resumen, uno de los mejores hoteles en los que nos hemos hospedado.

Lobby del hotel Palacio del Inka

Lobby del hotel Palacio del Inka

Hermosa mezcla inca y española en las áreas comunes

Hermosa mezcla inca y española en las áreas comunes

Mr. Viking casual esperando en la entrada del hotel

Mr. Viking casual esperando en la entrada del hotel

En Machu Picchu pueblo (antes Aguas Calientes) escogimos un hotel económico llamado Panorama B&B. Debido a su precio módico no esperábamos mucho pero gracias al trato del personal y su ubicación privilegiada para obtener la vista y los sonidos del rio Urubamba nos llevamos una muy grata sorpresa y una estancia muy amena.

El Río Urubamba enfrente del hotel Panorama

El Río Urubamba enfrente del hotel Panorama

El sencillo y amigable hotel Panorama en Machu Picchu pueblo

El sencillo y amigable hotel Panorama en Machu Picchu pueblo

Vista desde la habitación en Panorama B&B, Machu Picchu pueblo

Vista desde la habitación en Panorama B&B, Machu Picchu pueblo

Del hotel en Lima no puedo decir lo mismo. Escogimos el hotel Bayview en el distrito de Miraflores (que según varios sitios de internet es bastante seguro comparado con el resto de la capital). El hotel no contaba con aire acondicionado y cuando se abría la ventana para obtener aire fresco el ruido era espantoso incluso en la noche. En el check-out, por poco sufrimos de un ataque cardiaco cuando nos dijeron que no había taxis disponibles pues no lo habíamos ordenado la noche anterior. Una ciudad capital sin taxis no es precisamente lo que uno previene pero de acuerdo con el empleado, los taxis no privados son peligrosos para los turistas. Afortunadamente para nosotros, la compañía privada que le sirve al hotel mandó uno a tiempo, pudiendo así finalizar nuestra estancia en el país del cóndor y el puma.

En los próximos días, relataré a detalle lo que hicimos en cada región. Mientras tanto les dejo la foto de una de tantas cosas que extrañaré del Perú: la cerveza Cusqueña.

Tomando una deliciosa Cusqueña en los balcones de la Plaza de Armas, Cusco

Tomando una deliciosa Cusqueña en los balcones de la Plaza de Armas, Cusco

**Gina